artà 2 bachiller insti

abril 27, 2008

más exámenes

Filed under: exámenes — julen @ 10:44 pm

examen2bachiller1-evaluacion191107con-logo

examen2bachiller1evaluacion-291107conlogo
examen2bachiller2evaluacionexamen1cconlogo1
examen2bachiller2evaluacionexamen1bconlogo1
examen2bachiller2evaluacion-luces-de-bohemia-21
examen2bachiller2evaluacion-luces-de-bohemia-11

Anuncios

octubre 26, 2007

Primer examen

Filed under: exámenes — julen @ 7:06 pm

Queridísimos jóvenes amables, asnos o cerdos, según según la opción samanieguesca que elijáis, aquí tenéis el primer examen que hemos hecho. En cuanto tenga un momento también os lo colgaré contestado, al menos en esquema.
También es comentable y opinable, como todo en esta vida.

El texto de las fábulas de Samaniego es este :

http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/12715841999167184198846/p0000001.htm#I_4_

De momento lo cuelgo con recorta y pega. En cuanto pueda lo colgaré en el servidor del Insti.

Antes de colgar el examen he encontrado una versión del texto que tiene la ortografía más cuidada (signos de exclamación, mayúsculas, etc.) que la que puse en el examen. En esta versión tampoco aparecen los puntos y aparte que aparecían en la del examen, pero no son diferencias muy relevantes. No me había dado cuenta que había diferentes versiones. En el próximo examen lo verificaré antes.

A los caballeros alumnos del Real Seminario Patriótico Bascongado

  ArribaAbajo ¡Oh, Jóvenes amables!,    
  que en vuestros tiernos años    
  al templo de Minerva    
  dirigís vuestros pasos,    
  seguid, seguid la senda 5  
  en que marcháis, guiados,    
  a la luz de las ciencias,    
  por profesores sabios.    
  Aunque el camino sea    
  ya difícil, ya largo, 10  
  lo allana y facilita    
  el tiempo y el trabajo.    
  Rompiendo el duro suelo,    
  con la esteva agobiado,    
  el Labrador sus Bueyes 15  
  guía con paso tardo;    
  mas al fin llega a verse,    
  en medio del verano,    
  de doradas espigas,    
  como Ceres, rodeado. 20  
  A mayores tareas,    
  a más graves cuidados    
  es mayor y más dulce    
  el premio y el descanso.    
  Tras penosas fatigas, 25  
  la labradora mano    
  ¡con qué gusto recoge    
  los racimos de Baco!    
  Ea, Jóvenes, ea,    
  seguid, seguid marchando 30  
  al templo de Minerva,    
  a recibir el lauro.    
  Mas yo sé, caballeros,    
  que un Joven entre tantos    
  responderá a mis voces: 35  
  « No puedo, que me canso».    
  Descansa enhorabuena:    
  ¿Digo yo lo contrario?    
  Tan lejos estoy de eso,    
  que en estos versos trato 40  
  de daros un asunto    
  que instruya deleitando.    
  Los Perros y los Lobos,    
  los Ratones y Gatos,    
  las Zorras y las Monas, 45  
  los Ciervos y Caballos    
  os han de hablar en verso;    
  pero con juicio tanto,    
  que sus máximas sean    
  los consejos más sanos. 50  
  Deleitados en ello,    
  y con este descanso,    
  a las serias tareas    
  volved más alentados.    
  Ea, Jóvenes, ea, 55  
  seguid, seguid marchando    
  al templo de Minerva    
  a recibir el lauro.    
  Pero, ¡qué!, ¿os detiene    
  el ocio y el regalo? 60  
  Pues escuchad a Esopo,    
  mis Jóvenes amados.    

ArribaAbajo

Fábula I

El Asno y el Cochino

  ArribaAbajo Envidiando la suerte del Cochino,    
  un Asno maldecía su destino.    
  -Yo, decía, trabajo y como paja;    
  él come harina y berza, y no trabaja.    
  A mí me dan de palos cada día, 5  
  a él le rascan y halagan a porfía.    
  Así se lamentaba de su suerte;    
  pero, luego que advierte    
  que a la pocilga alguna gente avanza    
  en guisa de matanza, 10  
  armada de cuchillo y de caldera,    
  y que con maña fiera    
  dan al gordo Cochino fin sangriento,    
  dijo entre sí el Jumento:    
  «Si en esto para el ocio y los regalos, 15  
  al trabajo me atengo y a los palos».    

 

Félix María Samaniego (1745-1801)

 

NOMBRE Y APELLIDOS………………………………………………….

2º bachiller

 

A COMENTARIO DE TEXTO

1. (10 puntos) Resume brevemente con tus propias palabras el contenido del texto.

Tenemos dos posibilidades. O lo contamos en estilo directo (verbos en segunda persona del plural e imperativo para dirigirse a los estudiantes y en primera persona cuando el emisor se refiere a sí mismo, manteniendo los deícticos) o lo contamos como un discurso citado (en estilo indirecto en tercera persona)

El texto es el prólogo de las fábulas de Samaniego, juntamente con la primera de ellas. El autor se dirige a los estudiantes del RSPV para animarles al estudio. Utiliza tres tópicos: 1. el estudio como camino duro o difícil allanado por el trabajo, 2. y 3.la comparación del estudio con el trabajo de la del labrador: a más trabajos, mejor cosecha (de cereal o de uva), mejor premio. Para los alumnos que se sientan cansados, para su ocio, les anuncia las fábulas con sus personajes animales. La primera de las fábulas, la del asno y el cerdo, precisamente anima al trabajo, puesto que la alternativa que ofrece para evitar el trabajo es la muerte.

2. (5 p.) Asigna al texto un título que sintetice de forma adecuada su contenido. (Ha de tender a la máxima brevedad). Cualquiera que refleje la loa del trabajo y la animación al estudio, que son las ideas centrales tanto del prólogo como de la primera fábula.

3. (20 p.) Analiza el texto atendiendo a los siguientes aspectos:

  • Tipología textual:

narrativo, descriptivo, dialogado, expositivo, argumentativo…

científico, técnico, jurídico, adminsitrativo, literario…

Es un texto literario, con una clara función estética. En él toda la primera parte (en heptasílabos), el prólogo presenta una tipología argumentativa. La tesis sería “hay que estudiar” o “hay que trabajar”, los argumentos son que el trabajo facilita el estudio, y los 2 ejemplos agrícolas. Para los estudiantes que se cansen tiene otra propuesta, otro argumento, la 1ª fábula.

La fábula es un texto narrativo con su estructúra típica(1. Situación inicial y conflicto: El burro está descontento con su suerte y desea la del cochino. Compara sus dos vidas y la del cerdo es más agradable. 2. Desarrollo o nudo: Ve la muerte del cerdo. 3. Desenlace o conclusión: acepta su vida de trabajo y palos).

  • Funciones comunicativas: Domina la función estética o poética, propia de los textos literarios, juntament con la función directiva, propia de los textos argumentativos y presente en todas la formas verbales en imperativo. Función fática, en los vocativos. Función referencial, invita a unos estudiantes de una institución educativa real a estudiar y seguir a sus profesores. Función ideativa o imaginativa, la historia de la fábula.
  • Estructura textual: partes del texto: Dos partes bien marcadas, el prólogo y la fábula, incluso con diferente tipo de versos y estrofa. El prólogo es un romance en heptasílabos (endecha), y la fábula son endecasílabos y heptasílabos pareados. En el prólogo observamos la invitación inicial al estudio argumentada con los tres tópicos: estudio como camino, trabajo del labrador arandoo, trabajo del viticultor. Pra quien se canse, fábulas que animen al trabajo. Las partes de la fábula están contestadas arriba.
  • Tema (s) principal (es) y secundarios. Tema principal, elogio del trabajo y del estudio. Temas secundarios, recompensas del estudio-trabajo, castigo de la ociosidad. Función de la literatura, instruir deleitando. Subordinación del ocio y de la literatura a la promoción del estudio/trabajo.
  • Es un texto en verso: explica su métrica, rima, elementos rítmicos.El prólogo es un romance en heptasílabos, con asonancia en los pares (a-o), pero con asonancias diseminadas también en algunos versos impares (3-5-7-9, 15-17, etc.). La Fábula son endecasílabos pareados con rima consonte.

  • Elementos lingüísticos y recursos estilísticos relevantes.

  • Destaca el vocativo (la exclamación, inexplicablemente no estava en la versión que aparece en el examen, pero si alguien la ha citado apoyándose en la exclamación “Oh”es correctísima), mis jóvenes amados.
    Hay numerosas repeticiones seguid.. seguid (geminadas), y más adelante repitiendo versos enteros “seguid, seguid marchando”, o el verso “ea, jóvenes, ea”, que repite el vocativo, y tienen repetición a principio y final de verso (complexión)
    Epítetos: jóvenes amables, profesores sabios, penosas fatigas, duro suelo, doradas espigas
    metáfora : la luz de las ciencias, templo de Minerva,
    ritmos binarios: ya difícil, ya largo; el premio y el descanso, perros y lobos, ratones y gatos…
    tópicos: estudio camino, estudio trabajo agrícola
    comparaciones y paraleleismos: a mayores tareas,/ a más graves cuidados,/ es mayor y más dulce/ el premio y el descanso.
    Interrogaciones retóricas: ¿digo yo lo contrario?
    C ontinuas expresiones de orden o deseo: verbos en imperativo.
    Personificaciones: las típicas de la fábula. El asno simboliza el trabajo y el cerdo la holganza. (acordaos de “Rebelión en la granja”, un libro fundamental), juntament con contrastes, contradicción en la presentación de la vida de ambos animales, que hace el asno.

  1. 4. (10 p.) Comentario personal sobre el tema del texto y su relación con el contexto cultural del siglo XVIII. Respuesta libre, pero ligando los temas expuestos a los valores de La Ilustración, la reicvindicación y promoción de la educación, la cultura y el estudio. El principio de educar deleitando. El uso de la mitología Grecolatina: ceres, Minerva, Baco. La valoración de los clásicos. el papel de la Real Sociedad Vascongada de amigos del País, etc.. A demás d todo esto a nivel personal podemos valorar si el trabajo “ennoblece al hombre” como decían los fascistas, (o “el trabajo os hará libres” de los campos de exterminio nazis”) o si es un mecanismo de alienación y de destrucción de la persona en una sociedad capitalista

 

B) CUESTIONES DE LENGUA

 

5. (10 p.) Análisis sintáctico de la siguiente oración:

los ciervos y caballos os han de hablar en verso.

det n nex n pron=SP Per. ver./n. Prep SN/término

SN= Sujeto C. Indirecto S. Preposicional/C. Circunstancial de Modo

 

S. V. Predicado

Oración Modalidad declarativa de obligación

6. (10p.) Comentario léxico-semántico de las siguientes palabras:

 

templo de Minerva: lugar de estudio. Sinónimos: academia, Instituto, colegio, universidad

 

esteva: Apero de labranza, instrumento de trabajo del labrador. Sinónimos: arado, reja, vertedera.

a. Comenta su significado en el texto

b. Aporta dos sinónimos a cada una de ellas

 

 

7.- (10 p.) Explica la diferencia entre elementos deícticos y anafóricos. Cita ejemplos de cada extraídos del texto del comentario.

 

Anáfora elemento que sustituye a otro que ha aparecido antes en el texto. (catáfora si anticipa a otro que aparecerá después. tienen valor anafórico los pronombres, el artículo determinado, los determinantes demostrativos , posesivos, los adverbios de lugar y tiempo, y algunos de modo. Ejemplos

Los deícticos en lugar de sustituir elementos que han aparecido en el texto, señalan a elementos presentes en la situación de comunicación: emisor, receptor, lugar, tiempo de la comunicación. Tienen valor anafórico los verbos, los pronombres y determinantes de 1ª y 2ª persona, los demostrativcs y los adverbios de lugar y tiempo, y también los vocativos.

Se diferencian en la función que realizan. Se parecen en que suelen ser el mismo tipo de palabras las que hacen ambas funciones.

Ejemplos de anáfóricos del tex lo (el camino); sus (del labrador); se (el labrador a sí mismo)

Ejemplos de deícticos: jóvenes amables, vuestros, dirigís (se refieren a los receptores del mensaje, 2ª persona del plura, y al tiempo, presente, ahora.

 

C) CUESTIONES DE LITERATURA

 

8. Contesta una de estas dos cuestiones

 

 

a) El teatro en el S. XVIII.

El teatro en el siglo XVIII: panorama general.

El panorama teatral del siglo XVIII en España se caracteriza por las frecuentes y enfervorizadas polémicas entre los defensores del teatro posbarroco (continuador de la tradición de la Comedia Nacional del siglo anterior y de corte marcadamente popular), y los ilustrados que propugnaban un teatro ajustado a las normas clásicas y de intención educativa.

En la primera mitad del siglo XVIII continuó la producción de obras barrocas, herederas de los dramas de Lope y Calderón. La necesidad de renovación artística era sentida más por las elites ilustradas que por el público, que seguía prestando su favor a las comedias de estirpe barroca. Todavía a la altura de 1770 el autor más representado era Calderón de la Barca. En las comedias barrocas y en los autos sacramentales el público seguía apreciando las tramas enrevesadas, la espectacularidad de las representaciones, el tono afectado de los actores, el aire de espectáculo vulgar que rodeaba las representaciones.

El tono chabacano y soez de las representaciones1 llevó a los gobiernos ilustrados a prohibir en 1765 los autos sacramentales y posteriormente las comedias de santos, no por motivos antirreligiosos, sino por restablecer la dignidad del teatro.

A mediados de siglo se observan síntomas de cambio hacia un teatro neoclásico, que serán más evidentes en los años 80. Aunque las propuestas de los escritores clasicistas fueron acogidas con frialdad por el público. Tanto es así que autores como Leandro Fernández de Moratín y sus seguidores obtendrán éxito y reconocimiento ya en el siglo XIX.

Paralelamente a estas dos corrientes, se desarrolló un teatro costumbrista, cuya expresión más destacada fueron los sainetes, piezas teatrales breves que presentaban aspectos típicos y pintorescos de la vida del siglo XVIII y que desplazan a los antiguos entremeses. En esta forma teatral destacó Ramón de la Cruz. También se consolida a lo largo del siglo la fórmula de teatro cantado que es la zarzuela (aparecida en el siglo XVII), ya en su versión de temas mitológicos, ya de costumbres de época.

 

4.1. El teatro neoclásico: características.

El pensamiento de la ilustración fue impregnando poco a poco el género teatral, concebido como un medio para educar al pueblo.

Las obras del teatro debían estructurarse siguiendo la regla de las tres unidades aristotélicas: unidad de acción (una historia única), unidad de lugar (en un único lugar) y unidad de tiempo (en un período máximo de 24 horas). Según los preceptistas de la época, el respeto a estas reglas permitiría, por una parte, la intensificación de la emoción y, por otra, una clarificación de las sicologías de los personajes y de las peripecias del argumento.

La tragedia2 neoclásica fue considerada la forma más adecuada al servicio de la pretensión didáctica y moralizadora del teatro. A pesar de que fue apoyada desde el poder, por el mismísimo Conde de Aranda, no se crearon grandes obras de este género. Se pretendía transmitir un ideal ético en defensa de la libertad y opuesto a la tiranía. Los temas nacionales fueron una constante de la tragedia neoclásica en España. Entre sus cultivadores podemos citar a Nicolás Fernández de Moratín con Lucrecia, Jovellanos con su Pelayo, José Cadalso, con su Sancho García, y García de la Huerta, con Raquel, una de las tragedias más interesantes de la época neoclásica.

 

La comedia3 neoclásica tiene antecedentes en Jovellanos (el delincuente honrado) y Tomás de Iriarte (El señorito mimado), pero fue Leandro Fernández de Moratín quien consiguió crear una nueva forma en la que la sátira de costumbres se une con elementos sentimentales que contribuyen al desenlace.

 

3.2 El teatro de Leandro Fernández de Moratín

Leandro Fernández de Moratín era hijo de Nicolás Fernández de Moratín y como su padre alto funcionario de la corte. En su personalidad confluían la inteligencia crítica, el talante autoritario y orgulloso y la timidez e irresolución. Protegido de Godoy, apoyó a José Bonaparte y, como otros muchos ilustrados, tuvo que exiliarse en Francia después de la Guerra de la Independencia.

Empezó escribiendo poesía clasicista, pero desarrolló su principal actividad como literato en el ámbito teatral. En Moratín tenemos un escritor neoclásico en su sentido estricto, gracias a sus ideas ilustradas y al freno de una disciplina artística que consigue sus logros por la ponderación antes que por la imaginación desbordada.

En sus comedias pinta a la clase media y trata de reflejar sus problemas más específicos: la educación, la familia, las relaciones sociales, etc. La comedia de Moratín es el resultado de la armonización de dos tipos de comedia: la sentimental y la de costumbres. En sus obras se halla un sentido crítico que tiene sus raíces en elementos intelectuales y afectivos. El tema fundamental de su teatro es la falta de autenticidad como forma de vida.

Es autor de tres comedias en verso: El viejo y la niña, El barón y La mojigata, y dos en prosa: La comedia nueva o el café y El sí de las niñas. Mientras que La comedia nueva o el café aborda los excesos del teatro barroco de su época, las otras cuatro piezas tratan el tema de la libertad de elección en el matrimonio y la conveniencia de edades semejantes entre los cónyuges. En todas ellas es notorio el afán didáctico, objetivo irrenunciable del teatro neoclásico.

Su obra más importante es El sí de las niñas, que escribió en 1801.

 

El argumento es el siguiente: Don Diego, un caballero sesentón, piensa casarse con una joven de 16 años, doña Paquita, cuya madre ha concertado la unión. Pero la muchacha está enamorada de Don Carlos, joven militar que resulta ser el sobrino de don Diego. Finalmente, éste libera a Paquita de su compromiso y admite el matrimonio de los dos jóvenes.

 

En El sí de las niñas Moratín censura la educación de las mujeres de la época y el abuso de autoridad de los padres al que estas se veían sometidas. La comedia se ajusta a las normas neoclásicas, ya que, además de su finalidad didáctica, respeta las tres unidades dramáticas: un sólo lugar ( la planta alta de una posada de Alcalá de Henares) para el desarrollo de una única acción que empieza a las siete de la tarde y acaba a las cinco de la mañana siguiente.

Los tres actos de la obra corresponden al atardecer, la madrugada y la aurora, que encuadran simbólicamente la acción y representan respectivamente la perturbación de sus pasiones, el sueño de la razón y su despertar.

Sobresale en la pieza la caracterización de los personajes, incluso los criados: el viejo y sesudo Simón, la traviesa Rita y el fiel Calamocha. La prosa empleada es natural y sencilla, y en los diálogos prima la agilidad. A ello contribuyen los escasos y breves soliloquios. Los momentos serios y sentimentales no caen en la exageración, mientras que los cómicos no caen en lo chabacano. Algunos críticos han visto en esta obra un anticipo de las características del romanticismo y aun del realismo.

El sí de las niñas encierra una feroz requisitoria contra el sistema educativo vigente, que tan bien encierran estas palabras de D. Diego:

 

Ve aquí los frutos de la educación. Esto es lo que llaman criar bien a una niña: enseñarla a que desmienta las pasiones más inocentes con la pérfida disimulación. Las juzgan honestas porque las ven instruidas en el arte de callar y mentir. Se obstinan en que el temperamento, la edad ni el genio no han de tener influencia alguna en sus inclinaciones”

 

Por otra parte, la obra apunta a la crítica de las comedias áureas (del Siglo de Oro) que ensalzaban el disimulo erótico de las protagonistas.

 

La comedia moratiniana no tuvo una digna continuación, entre otras razones porque el teatro adquirió un rumbo diferente con el surgimiento del Romanticismo, pero es indudable que abrió un nuevo camino a la comedia del XIX, la llamada alta comedia4. Sin embargo, quizá lo más importante, fue su apuesta por hacer expresarse a sus personajes en una lengua más natural (en prosa), alejada del retoricismo barroco. Esta forma de expresión habría de seguirse en toda época posterior como forma ideal de comunicación escénica.

1 El ilustrado Jovellanos recordaba haber visto representar a la Virgen María a una actriz de vida irregular entre las bromas del público y Samaniego contó con gracejo en el relato La fuerza del viento los apuros del actor que representaba un Cristo crucificado que siente crecer lo más íntimo de su anatomía por el escote de María Magdalena.

2 Debe entenderse tragedia en el sentido de la preceptiva clásica: personaje de rango social elevado, temática trascendente relacionada con el destino del héroe, estilo elevado y final catártico.

3 Debe entenderse comedia en el sentido de la preceptiva clásica: personaje de rango social medio o bajo, temática amorosa o sátira de costumbres, estilo llano y final amable.

 

4 Alta comedia: caracterizada por la inclinación a los juegos de lenguaje y la intención de satirizar costumbres del mundo de las clases altas.. El representante más ilustre fue en el siglo XIX Óscar Wilde en Inglaterra con La importancia de llamarse Ernesto.

 

 

b) La prosa en el s. XVIII .

Introducción.

El siglo XVIII en España no fue una época homogénea, por lo que es difícil establecer los límites cronológicos de las corrientes ideológicas y estéticas.

Podemos distinguir:

  • Un período de transición (1680- 1725) en el que se mantuvo la vigencia en el gusto de la literatura barroca.

  • Una etapa de Clasicismo (1726-1780). El clasicismo es el ideal estético de la Ilustración, que remite a los principios de orden, proporcionalidad y claridad del arte clásico (Grecia y Roma y su puesta al día en el periodo renacentista). La literatura seguirá el precepto horaciano1 del “instruir deleitando” (docere e delectare).

  • Una etapa de Prerromanticismo en los últimos años del siglo, en que la libertad expresiva y la sentimentalidad pasan a primer plano. Sobre todo en la poesía de Meléndez Valdés y en la obra de Cadalso Las noches lúgubres..

1. Periodo de transición o prosa post barroca .

Destaca Diego Torres Villarroel, con sus escritos satíricos Almanaques y Pronósticos, y su anovela autobiográfica de tono picaresco Vida

2. Características de la literatura neoclásica.

Entre las características de la literatura neoclásica destacan las siguientes:

  • Retorno a los modelos clásicos, como reacción a los desvaríos del último Barroco.

  • El arte y la literatura se ven sometidos a unas normas fijas, controladas por instituciones del Estado (Reales Academias). Durante el siglo XVIII preocupó mucho la cuestión de los criterios estéticos que contribuían a la calidad artística. En este ambiente se publican textos teóricos sobre literatura, como la Poética, de Ignacio de Luzán.

  • Los textos literarios deben estar basados en la imitación (imitatio) de la realidad: verosimilitud y armonía de conjunto.

  • Propósito educativo: se pretende que la literatura sirva para educar al público. Las obras deben tener un sentido moralizante, que sirva para reformar la sociedad según los ideales ilustrados.

  • La aplicación de todos estos principios repercutió en el desarrollo de los géneros literarios: la novela (género de ficción por excelencia) y la poesía se desarrollaron poco2, mientras que el ensayo fue el vehículo preferido para exponer las ideas. Así mismo, los ilustrados se interesaron mucho por el teatro, que fue considerado un instrumento de educación del pueblo.

 

3. La plenitud ilustrada: Feijóo, Padre Isla, Cadalso, Jovellanos.

Desde finales del siglo XVII venía gestándose una nueva actitud intelectual que rechazaba las viejas ideas y buscaba situarse en la estela del humanismo renacentista: son los llamados novatores3.

Con el padre Benito Jerónimo Feijoo (1676-1764), autor de un conjunto de ensayos titulado Teatro crítico universal, y Cartas eruditas y curiosas irrumpen un sentido crítico propio de lo novatores y una actitud próxima a las ideas ilustradas. No obstante, la plenitud de las ideas ilustradas no llegará hasta la obra de Cadalso y Jovellanos.

José Francisco de Isla de la Torre y Rojo (17061781) El jesuita Padre Isla destaca como novelista y satítirico con su novela Fray Gerundio de Campazas. Sátira de los malos predicadores y de las supersticiones de su tiempo,

El coronel José Cadalso (1742-1782)formó su sensibilidad en la escuela poética salmantina. Es autor de sátiras como Los eruditos a la violeta, o de obras de sensibilidad más próxima al romanticismo como las Noches lúgubres, de tono desesperado y ambientación tétrica.

Su obra más importante es la titulada Cartas marruecas (1789). Inspirada en el modelo Cartas persas del autor francés Montesquieu, narra un intercambio epistolar entre tres personajes ficticios: el lúgubre y pesimista español Nuño y los marroquíes Gazel, joven curioso e impulsivo de viaje por España, y Ben Beley, anciano, sabio y ponderado, que vive en Marruecos. En las Cartas se ponen de manifiesto algunas de las lacras de la sociedad española de su tiempo: la incultura, la perduración de escolasticismo4 en la universidad, la ociosidad y la vanidad de la nobleza, el despilfarro de los ricos, la estupidez de los petimetres5.

Gaspar Melchor de Jovellanos desempeñó las más altas magistraturas del estado (ministro de Gracia y Justicia en el gobierno de Godoy), lo que no le impidió sufrir las penas del destierro. Durante la invasión napoleónica apoyó a la Junta Central, contrariamente a otros ilustrados que apoyaron el gobierno impuesto por Napoleón.

Es autor de informes sobre la situación del teatro (Memoria para el arreglo de la policía de los espectáculos y diversiones públicas y sobre su origen en España), la educación (Memoria sobre la educación pública), obra en la que considera que la cultura es el origenj de la prosperidad socialy de la felicidad personal, y plantea extender la educación y combinar los aprendizajes con la práctica de oficios.; o sobre el estado de la agricultura española (Informe sobre la ley agraria), Este último está en la base de todas las ideas obre el reformismo agrario español. Escribió también unas Memorias histórico-artísticas de arquitectura en las que destaca la Descripción del castillo de Bellver en Mallorca.

1 Referido al poeta latino Horacio, en cuya obra de normativa literaria titulada Poética, se contiene esta sentencia.

2 No obstante, no debe olvidarse que a la ficción ilustrada ha dado obras insignes como los cuentos filosóficos de Voltaire en Francia (Cándido) o parábolas satíricas como las de J. Swift (Los viajes de Gulliver). Tampoco puede pasarse por alto que obras capitales de la novela, como Robisón Crusoe del escritor inglés Danie Defoe aparece en 1719.

3 Desarrollaron su labor en el reinado de Carlos II, último rey de los austrias. Continuadores del humanismo renacentista, se caracterizaron por defender la autonomía de la ciencia y la precisión de la historia. Algunos nombres: Gregorio Mayans y Siscar (autor de la primera biografía de Cervantes, Vida de Miguel de Cervantes Saavedra y de Orígenes de la lengua española); el físico y astrónomo Bautista Corcharán (describió el cometa Halley) o el matemático José de Zaragoza (autor de la primera trigonometría española).

4 Conjunto de postulados de la filosofía oficial de la iglesia católica que eran contrarios a la experimentación y a las nuevas ciencias. La Escolástica de (Scholar) es una corriente filosófica medieval, cuya máxima figura fue Stº Tomás de Aquino.

5 Petimetre del francés petit maître. Jóvenes afectados, seguidores de costumbres y modas francesas.

examen-2%c2%babachiller-1%c2%aa-evaluacion-251007con-logo.doc

Blog de WordPress.com.