artà 2 bachiller insti

mayo 24, 2008

Cartas desde mi celda

Filed under: Bécquer — julen @ 12:20 pm

Cartas desde mi celda
Edición de Castalia
Edición de Castalia
Con un prólogo muy interesante

Queridos amigos: Prometí a ustedes en mi última carta referirles, tal como me la contaron, la maravillosa historia de las brujas de Trasmoz. Tomo, pues, la pluma para cumplir lo prometido, y va de cuento.

Desde tiempo inmemorial es artículo de fe entre las gentes del Somontano que Trasmoz es la corte y punto de cita de las brujas más importantes de la comarca. Su castillo, como los tradicionales campos de Barahona y el valle famoso de Zugarramurdi, pertenece a la categoría de conventículo de primer orden y lugar clásico para las grandes fiestas nocturnas de las amazonas de escobón, los sapos con collareta y toda la abigarrada servidumbre del macho cabrío, su ídolo y jefe. Acerca de la fundación de este castillo, cuyas colosales ruinas, cuyas torres oscuras y dentelladas, patios sombríos y profundos fosos parecen, en efecto, digna escena de tan diabólicos personajes, se refiere una tradición muy antigua. Parece ser que en tiempo de los moros, época que para nuestros campesinos corresponde a las edades mitológicas y fabulosas de la historia, pasó el rey por las cercanías del sitio en que ahora se halla Trasmoz y viendo con maravilla un punto como aquél donde, gracias a la altura, las rápidas pendientes y los cortes a plomo de la roca, podía el hombre, ayudado de la naturaleza, hacer un lugar fuerte e inexpugnable, de grande utilidad por encontrarse próximo a la raya fronteriza, exclamó volviéndose a los que iban en su seguimiento y tendiendo la mano en dirección a la cumbre:

-De buena gana tendría allí un castillo.

Oyóle un pobre viejo que, apoyado en un báculo de caminante y con unas miserables alforjillas al hombro, pasaba a la sazón por el mismo sitio, y adelantándose hasta salirle al encuentro y a riesgo de ser atropellado por la comitiva real, detuvo por la brida el caballo de su señor y le dijo estas solas palabras:

-Si me le dais en alcaidía perpetua, yo me comprometo a llevaros mañana a vuestro palacio sus llaves de oro.

Rieron grandemente el rey y los suyos de la extravagante proposición del mendigo, de modo que, arrojándole una pequeña pieza de plata al suelo a manera de limosna, contestóle el soberano con aire de zumba:

-Tomad esa moneda para que compréis unas cebollas y un pedazo de pan con que desayunaros, señor alcaide de la improvisada fortaleza de Trasmoz, y dejadnos en paz proseguir nuestro camino.

Y, esto diciendo, le apartó suavemente a un lado de la senda, tocó el ijar de su corcel con el acicate, y se alejó seguido de sus capitanes, cuyas armaduras, incrustadas de arabescos de oro, resonaban y resplandecían al compás del galope mal ocultas por los blancos y flotantes alquiceles.

-¿Luego me confirmáis en la alcaidía? -añadió el pobre viejo, en tanto que se bajaba para recoger la moneda, y dirigiéndose en alta voz hacia los que ya apenas se distinguían entre la nube de polvo que levantaron los caballos, un punto detenidos, al arrancar de nuevo.

-Seguramente -díjole el rey desde lejos, y cuando ya iba a doblar una de las revueltas del monte-; siempre con la condición de que esta noche levantarás el castillo y mañana irás a Tarazona a entregarme las llaves.

Satisfecho el pobrete con la contestación del rey alzó, como digo, la moneda del suelo, besóla con muestras de humildad y, después de atarla en un pico del guiñapo blancuzco que le servía de turbante, se dirigió poco a poco hacia la aldehuela de Trasmoz. Componían entonces este lugar unas quince o veinte casuquillas sucias y miserables, refugio de algunos pastores que llevaban a pacer sus ganados al Moncayo. Pasito a pasito, aquí cae, allí tropieza, como el que camina agobiado del doble peso de la edad y una larga jornada, llegó al fin nuestro hombre al pueblo, y comprando, según se lo había dicho el rey, un mendrugo de pan y tres o cuatro cebollas blancas, jugosas y relucientes, sentóse a comerlas a la orilla de un arroyo, en el cual los vecinos tenían costumbre de venir a hacer sus abluciones de la tarde, y donde, una vez instalado, comenzó a despachar su pitanza con tanto gusto, y moviendo sus descarnadas mandíbulas, de las que pendían unas barbillas blancas y claruchas, con tal priesa que en efecto parecía no haberse desayunado en todo lo que iba de día, que no era poco, pues el sol comenzaba a trasmontar las cumbres.

Sentado estaba, pues, nuestro pobre viejo a la orilla del arroyo, dando buena cuenta con gentil apetito de su frugal comida, cuando llegó hasta el borde del agua uno de los pastores del lugar, hizo sus acostumbradas zalemas, vuelto hacia el oriente, y concluida esta operación, comenzó a lavarse las manos y el rostro, murmurando sus rezos de la tarde. Tras éste vinieron otros cuantos, hasta cinco o seis, y cuando todos hubieron concluido de rezar y remojarse el cogote, llamólos el viejo y les dijo:

-Veo con gusto que sois buenos musulmanes y que ni las ordinarias ocupaciones ni las fatigas de vuestro ejercicio os distraen de las santas ceremonias que a sus fieles dejó encomendadas el Profeta. El verdadero creyente tarde o temprano alcanza el premio; unos lo recogen en la tierra, otros en el paraíso, no faltando a quienes se les da en ambas partes, y de éstos seréis vosotros.

Los pastores, que durante la arenga no habían apartado un punto sus ojos del mendigo, pues por tal le juzgaron al ver su mal pelaje y peor desayuno, se miraban entre sí, después de concluido, como no comprendiendo a dónde iría a parar aquella introducción si no era a pedir una limosna, pero con grande asombro de los circunstantes prosiguió de este modo su discurso:

-He aquí que yo vengo de una tierra lejana a buscar servidores leales para la guarda y custodia de un famoso castillo. Yo me he sentado al borde de las fuentes que saltan sobre una taza de pórfido, a la sombra de las palmeras en las mezquitas de las grandes ciudades, y he visto unos tras otros venir a muchos hombres a hacer sus abluciones con sus aguas, éstos por mera limpieza, aquéllos por hacer lo que hacen todos, los más por dar el espectáculo de una piedad de fórmula. Después os he visto en estas soledades, lejos de las miradas del mundo, atentos sólo al ojo que vela sobre las acciones de los mortales, cumplir con nuestros ritos impulsados por la conciencia de un deber, y he dicho para mí: «He aquí hombres fieles a su religión; igualmente lo serán a su palabra». De hoy más no vagaréis por los montes con nieves y fríos para comer un pedazo de pan negro; en la magnífica fortaleza de que os hablo, tendréis alimento abundante y vida holgada. Tú cuidarás de la atalaya, atento siempre a la señales de los corredores del campo y pronto a encender la hoguera que brilla en las sombras como el penacho de fuego del casco de un arcángel. Tú cuidarás del rastrillo y del puente; tú darás vuelta cada tres horas alrededor de las torres, por entre la barbacana y el muro. A ti te encargaré de las caballerizas; bajo la guarda de ése estarán los depósitos de materiales de guerra, y por último, aquel otro correrá con los almacenes de víveres.

Los pastores, de cada vez más asombrados y suspensos, no sabían qué juicio formar del improvisado protector que la casualidad les deparaba, y aunque su aspecto miserable no convenía del todo bien con sus generosas ofertas, no faltó alguno que le preguntase entre dudoso y crédulo:

-¿Dónde está ese castillo?, que si no se halla muy lejos de estos lugares entre cuyas peñas estamos acostumbrados a vivir y a los que tenemos el amor que todo hombre tiene a la tierra que lo vio nacer, yo, por mi parte, aceptaría con gusto tus ofrecimientos, y creo que, como yo, todos los que se encuentran presentes.

-Por eso no temáis, pues está bien cerca de aquí -respondió el viejo impasible-; cuando el sol se esconde por detrás de las cumbres del Moncayo, su sombra cae sobre vuestra aldea.

-¿Y cómo puede ser eso -dijo entonces el pastor-, si por aquí no hay castillo ni fortaleza alguna y la primera sombra que envuelve nuestro hogar es la del cabezo del monte en cuya falda se ha levantado?

-Pues en ese cabezo se halla, porque allí están las piedras, y donde están las piedras está el castillo, como está la gallina en el huevo y la espiga en el grano -insistió el extraño personaje, a quien sus interlocutores, irresolutos hasta aquel punto, no dudaron en calificar de loco de remate.

-¿Y tú serás, sin duda, el gobernador de esa fortaleza famosa? -exclamó, entre las carcajadas de sus compañeros, otro de los pastores; porque a tal castillo, tal alcaide.

-Yo lo soy -tornó a contestar el viejo, siempre con la misma calma, y mirando a sus risueños oyentes con una sonrisa particular-. ¿No os parezco digno de tan honroso cargo?

-¡Nada menos que eso! -se apresuraron a responderle-, pero el sol ha doblado las cumbres, la sombra de vuestro castillo envuelve ya en sus pliegues nuestras pobres chozas. ¡Poderoso y temido alcaide de la invisible fortaleza de Trasmoz, si queréis pasar la noche a cubierto, os podemos ofrecer un poco de paja en el establo de nuestras ovejas; si preferís quedaros al raso, que Alá os tenga en su santa guarda, el Profeta os colme de sus beneficios, y los arcángeles de la noche velen a vuestro alrededor con sus espadas encendidas!

Acompañando estas palabras, dichas en tono de burlesca solemnidad, con profundos y humildes saludos, los pastores tomaron el camino de su pueblo riendo a carcajadas de la original aventura. Nuestro buen hombre no se alteró, sin embargo, por tan poca cosa, sino que, después de acabar con mucho despacio su merienda, tomó en el hueco de la mano algunos sorbos del agua limpia y transparente del arroyo, limpióse con el revés la boca, sacudió las migajas de pan de la túnica y, echándose otra vez las alforjillas al hombro y apoyándose en su nudoso báculo, emprendió de nuevo el camino adelante, en la misma dirección que sus futuros sirvientes.

La noche comenzaba, en efecto, a entrarse fría y oscura. De pico a pico de la elevada cresta del Moncayo se extendían largas bandas de nubes color de plomo que, arrolladas hasta aquel momento por la influencia del sol, parecían haber esperado a que se ocultase para comenzar a removerse con lentitud, como esos monstruos deformes que produce el mar y que se arrastran trabajosamente en las playas desiertas. El ancho horizonte que se descubría desde las alturas iba poco a poco palideciendo y pasando del rojo al violado por un punto, mientras por el contrario asomaba la luna redonda, encendida, grande, como un escudo de batallar, y por el dilatado espacio del cielo las estrellas aparecían unas tras otras, amortiguada su luz por la del astro de la noche.

Nuestro buen viejo, que parecía conocer perfectamente el país, pues nunca vacilaba al escoger las sendas que más pronto habían de conducirle al término de su peregrinación, dejó a un lado la aldea y, siempre subiendo con bastante fatiga por entre los enormes peñascos y las espesas carrascas que entonces como ahora cubrían la áspera pendiente del monte, llegó por último a la cumbre cuando las sombras se habían apoderado por completo de la tierra, y la luna, que se dejaba ver a intervalos por entre las oscuras nubes, se había remontado a la primera región del cielo. Cualquiera otro hombre, impresionado por la soledad del sitio, el profundo silencio de la naturaleza y el fantástico panorama de las sinuosidades del Moncayo, cuyas puntas coronadas de nieve parecían las olas de un mar inmóvil y gigantesco, hubiera temido aventurarse por entre aquellos matorrales, adonde en mitad del día apenas osaban llegar los pastores; pero el héroe y de nuestra relación que, como ya habrán sospechado ustedes y si no lo han sospechado lo verán claro más adelante, debía ser un magicazo de tomo y lomo, no satisfecho con haber trepado a la eminencia, se encaramó en la punta de la más elevada roca y desde aquel aéreo asiento comenzó a pasear la vista a su alrededor con la misma firmeza que el águila cuyo nido pende de un peñasco al borde del abismo contempla sin temor el fondo.

Después que se hubo reposado un instante de las fatigas del camino, sacó de las alforjillas un estuche de forma particular y extraña, un librote muy carcomido y viejo, y un cabo de vela verde, corto y a medio consumir. Frotó con sus dedos descarnados y huesosos en uno de los extremos del estuche que parecía de metal y era a modo de linterna, y a medida que frotaba, veíase como una lumbre sin claridad, azulada, medrosa e inquieta, hasta que por último brotó una llama y se hizo luz. Con aquella luz encendió el cabe, de la vela verde, a cuyo escaso resplandor y no sin haberse calado antes unas disformes antiparras redondas, comenzó a hojear el libro que para más comodidad había puesto delante de sí sobre una de las peñas. Según que el nigromante iba pasando las hojas del libro, llenas de caracteres árabes, caldeos y siríacos, trazados con tinta azul, negra, roja y violada, y de figuras y signos misteriosos, murmuraba entre dientes frases ininteligibles y, parando de cierto en cierto tiempo la lectura, repetía un estribillo singular con una especie de salmodia lúgubre que acompañaba hiriendo la tierra con el pie y agitando la mano que le dejaba libre el cuidado de la vela, como si se dirigiese a alguna persona.

Concluida la primera parte de su mágica letanía, en la que unos tras otros había ido llamando por sus nombres, que yo no podré repetir, a todos los espíritus del aire y de la tierra, del fuego y de las aguas, comenzó a percibirse en derredor un ruido extraño, un rumor de alas invisibles que se agitaban a la vez y murmullos confusos, como de muchas gentes que se hablasen al oído. En los días revueltos del otoño y cuando las nubes amontonadas en el horizonte parecen amenazar con una lluvia copiosa, pasan las grullas por el cielo formando un oscuro triángulo con un ruido semejante. Mas lo particular del caso era que allí a nadie se veía, y aun cuando se percibiese el aleteo cada vez más próximo y el aire agitado moviera en derredor las hojas de los árboles, y el rumor de las palabras dichas en voz baja se hiciese gradualmente más distinto, todo semejaba cosa de ilusión o ensueño. Paseó el mágico la mirada en todas direcciones para contemplar a los que sólo a sus ojos parecían visibles y, satisfecho al parecer del resultado de su primera operación, volvió a la interrumpida lectura. Apenas su voz temblona, cascada y un poco nasal, comenzó a dejarse oír pronunciando las enrevesadas palabras del libro, se hizo en torno un silencio tan profundo que no parecía sino que la tierra, los astros y los genios de la noche estaban pendientes de los labios del nigromante que ora hablaba con frases dulces y de suave inflexión, como quien suplica, ora con acento áspero, enérgico y breve, como quien manda. Así leyó largo rato, hasta que al concluir la última hoja se produjo un murmullo en el invisible auditorio, parecido al que forman en los templos las confusas voces de los fieles cuando, acabada una oración, todos contestan amén, en mil diapasones distintos. El viejo, que a medida que rezaba y rezaba aquellos diabólicos conjuros había ido exaltándose y cobrando una energía y un vigor sobrenaturales, cerró el libro con un gran golpe, dio un soplo a la vela verde y, despojándose de las antiparras redondas, se puso en pie sobre la altísima peña donde estuvo sentado y desde donde se dominaban las infinitas ondulaciones de la falda del Moncayo, con los valles, las rocas y los abismos que la accidentan. Allí, de pie, con la cabeza erguida y los brazos extendidos, el uno al oriente y el otro al occidente, alzó la voz y exclamó dirigiéndose a la infinita muchedumbre de seres invisibles y misteriosos que, encadenados a su palabra por la fuerza de los conjuros, esperaban sumisos sus órdenes.

-¡Espíritus de las aguas y de los aires, vosotros, que sabéis horadar las rocas y abatir los troncos más corpulentos, agitaos y obedecedme!

Primero suave, como cuando levanta el vuelo una banda de palomas; después más fuerte, como cuando azota el mástil de un buque una vela hecha jirones, oyóse el ruido de las alas al plegarse y desplegarse con una prontitud increíble, y aquel ruido fue creciendo, creciendo, hasta que llegó a hacerse espantoso como el de un huracán desencadenado. El agua de los torrentes próximos saltaba y se retorcía en el cauce, espumarajeando y poniéndose de pie como una culebra furiosa; el aire, agitado y terrible, zumbaba en los huecos de la peñas, levantaba remolinos de polvo y de hojas secas y sacudía, inclinándolas hasta el suelo, las copas de los árboles. Nada más extraño y horrible que aquella tempestad circunscrita a un punto, mientras la luna se remontaba tranquila y silenciosa por el cielo, y las aéreas y lejanas cumbres de la cordillera parecían bañadas de un sereno y luminoso vapor. Las rocas crujían como si sus grietas se dilatasen, e impulsadas de una fuerza oculta e interior, amenazaban volar hechas mil pedazos. Los troncos más corpulentos arrojaban gemidos y chascaban próximos a hendirse, como si un súbito desenvolvimiento de sus fibras fuese a rajar la endurecida corteza. Al cabo, y después de sentirse sacudido el monte por tres veces, las piedras se desencajaron y los árboles se partieron, y árboles y piedras comenzaron a saltar por los aires en furioso torbellino, cayendo semejantes a una lluvia espesa en el lugar que de antemano señaló el nigromante a sus servidores. Los colosales troncos y los inmensos témpanos de granito y pizarra oscura, que hubiérase dicho que los arrojaban al azar, caían, no obstante, unos sobre otros con admirable orden e iban formando una cerca altísima, a manera de bastión, que el agua de los torrentes, arrastrando arenas, menudas piedrecillas y cal de su alvéolo, se encargaba de completar, llenando las hendiduras con una argamasa indestructible.

-La obra adelanta, ¡ánimo, ánimo! -murmuró el viejo; aprovechemos los instantes, que la noche es corta y pronto cantará el gallo, trompeta del día.

Y esto diciendo, se inclinó hacia el borde de una sima profunda, abierta al impulso de las convulsiones de la montaña, y, como dirigiéndose a otros seres ocultos en su fondo, prosiguió:

-Espíritus de la tierra y del fuego: vosotros que conocéis los tesoros de metal de sus entrañas y circuláis por sus caminos subterráneos con los mares de lava encendida y ardiente, agitaos y cumplid mis órdenes.

Aún no había expirado el eco de la última palabra del conjuro, cuando se comenzó a oír un rumor sordo y continuo, como el de un trueno lejano, rumor que asimismo fue creciendo, creciendo, hasta que se hizo semejante al que produce un escuadrón de jinetes que cruzan al galope el puente de una fortaleza, y retumba el golpear del casco de los caballos, crujen los maderos, rechinan las cadenas y se oye, metálico y sonoro~ el choque de las armaduras, las lanzas y los escudos. A medida que el ruido tomaba mayores proporciones, veíase salir por las grietas de las rocas un resplandor vivo y brillante, como el que despide una fragua ardiendo, y de eco en eco se repetía por las concavidades del monte el fragor de millares de martillos que caían con un estrépito espantoso sobre los yunques en donde los gnomos trabajaban el hierro de las minas, fabricando puertas, rastrillos, armas y toda la ferretería indispensable para la seguridad y complemento de la futura fortaleza. Aquello era un tumulto imposible de describir, un desquiciamiento general y horroroso: por un lado rebramaba el aire, arrancando las rocas, que se hacinaban con estruendo en la cúspide del monte; por otro mugía el torrente, mezclando sus bramidos con el crujir de los árboles que se tronchaban y el golpear incesante de los martillos, que caían alternados sobre los yunques, como llevando el compás en aquella diabólica sinfonía.

Los habitantes de la aldea, despertados de improviso por tan infernal y asordadora barahúnda, no osaban siquiera asomarse al tragaluz de sus chozas para descubrir la causa del extraño terremoto, no faltando algunos que, poseídos del terror, creyeron llegado el instante en que, próxima la destrucción del mundo, había de bajar la muerte a enseñorearse de su imperio, envuelta en el jirón de un sudario, sobre un corcel fantástico y amarillo, tal como en sus revelaciones la pinta el Profeta.

Esto se prolongó hasta momentos antes de amanecer en que los gallos de la aldea comenzaron a sacudir las plumas y a saludar el día próximo con su canto sonoro y estridente. A esta sazón, el rey, que se volvía a su corte haciendo pequeñas jornadas y que accidentalmente había dormido en Tarazona, bien porque de suyo fuese madrugador y despabilado, bien porque extrañase la habitación, que todo cabe en lo posible, saltaba de la cama listo como él solo y después de poner en un pie, como las grullas, a su servidumbre, se dirigía a los jardines del palacio. Aún no habría pasado una hora desde que vagaba al azar por el intrincado laberinto de sus alamedas, departiendo con uno de sus capitanes todo lo amigablemente que puede departir un rey, y moro por añadidura, con uno de sus súbditos, cuando llegó hasta él, cubierto de sudor y de polvo, el más ágil de los corredores de la frontera y le dijo, previas las salutaciones de costumbre:

-Señor, hacia la parte de la raya de Castilla sucede una cosa extraordinaria. Sobre la cumbre del monte de Trasmoz y donde ayer no se encontraban más que rocas y matorrales, hemos descubierto al amanecer un castillo tan alto, tan grande y tan fuerte como no existe ningún otro en todos vuestros estados. En un principio dudamos del testimonio de nuestros ojos, creyendo que tal vez fingía la mole la niebla arremolinada sobre las alturas; pero después ha salido el sol, la niebla se ha deshecho y el castillo subsiste allí oscuro, amenazador y gigante, dominando los contornos con su altísima atalaya.

Oír el rey este mensaje y recordar su encuentro con el mendigo de las alforjas, todo fue una cosa misma; y reunir estas dos ideas y lanzar una mirada amenazadora e interrogante a los que estaban a su lado, tampoco fue cuestión de más tiempo. Sin duda su alteza árabe sospechaba que alguno de sus emires, conocedores del diálogo del día anterior, se había permitido darle una broma sin precedentes en los anales de la etiqueta musulmana, pues con acento de mal disimulado enojo exclamó, jugando con el pomo de su alfanje de una manera particular con que solía hacerlo cuando estaba a punto de estallar su cólera.

-¡Pronto, mi caballo más ligero y a Trasmoz, que juro por mis barbas y las del Profeta que, si es cuento el mensaje de los corredores, donde debiera estar el castillo he de poner una picota para los que le han inventado!

Esto dijo el rey, y minutos después, no corría, volaba camino de Trasmoz, seguido de sus capitanes. Antes de llegar a lo que se llama el Somontano, que es una reunión de valles y alturas que van subiendo gradualmente hasta llegar al pie de la cordillera que domina el Moncayo, coronado de nieblas y de nubes como el gigante y colosal monarca de estos montes, hay, viniendo de Tarazona, una gran eminencia que lo oculta a la vista hasta que se llega a la cumbre. Tocaba el rey casi a lo más alto de esta altura, conocida hoy por la ciezma, cuando, con grande asombro suyo y de los que le seguían, vio venir a su encuentro al viejecito de las alforjas con la misma túnica, raída y remendada del día anterior, el mismo turbante hecho jirones y sucio, y el propio báculo tosco y fuerte en que se apoyaba, cuando, en son de burla, después de haber oído su risible propuesta, le arrojó una moneda para que comprase pan y cebollas. Detúvose el rey delante del viejo, y éste, postrándose de hinojos y sin dar lugar a que le preguntaran cosa alguna, sacó de las alforjas, envueltas en un paño de púrpura, dos llaves de oro, de labor admirable y exquisita, diciendo al mismo tiempo que las presentaba a su soberano:

-Señor, yo he cumplido ya mi palabra, a vos toca sacar airosa de su empeño la vuestra.

-Pero, ¿no es fábula lo del castillo? -preguntó el rey entre receloso y suspenso, y fijando alternativamente la mirada, ya en las magníficas llaves, que por su materia y su inconcebible trabajo valían de por sí un tesoro, ya en el viejecillo, a cuyo aspecto miserable se renovaba en su ánimo el deseo de socorrerle con una limosna.

-Dad algunos pasos más y le veréis -respondió el alcaide, pues una vez cumplida su promesa y siendo la que le habían empeñado palabra de rey, que al menos en estas historias tiene fama de inquebrantables, por tal podemos considerarle desde aquel punto.

Dio algunos pasos más; el soberano llegó a lo más alto de la Ciezma y, en efecto, el castillo de Trasmoz apareció a sus ojos, no tal como hoy se ofrecería a ustedes, si por acaso tuvieran la humorada de venir a verlo, sino tal como fue en lo antiguo, con sus cinco torres gigantes, su atalaya esbelta, sus fosos profundos, sus puertas chapeadas de hierro, fortísimas y enormes, su puente levadizo y sus muros coronados de almenas puntiagudas.

Al llegar a este punto de mi carta, me apercibo de que sin querer he faltado a la promesa que hice en la anterior y ratifiqué al tomar hoy la pluma para escribir a ustedes. Prometí contarles la historia de la bruja de Trasmoz y, sin saber cómo, les he relatado en su lugar la del castillo. Con estos cuentos sucede lo que con las cerezas: sin pensarlo, salen unas enredadas en otras. ¿Qué le hemos de hacer? Conseja por conseja, allá va la que primero se ha enredado en el pico de la pluma; merced a ella, y teniendo presente su diabólico origen, comprenderán ustedes por qué las brujas, cuya historia quedo siempre comprometido a contarles, tienen una marcada predilección por las ruinas de este castillo y se encuentran en él como en su casa

El Contemporáneo

10 de julio, 1864 [A]

Comentario de M Mercé Rosselló.
merc3
m_mrossello@hotmail.com | 83.44.142.41

M.Mercè Rosselló Villalonga
2n.Batx. A

Gustavo Adolfo Bécquer
Cartas desde mi Celda. Carta Séptima.

Gustavo Adólfo Bécquer nació en 1836 en Sevilla. Desde pequeño quedó huérfano de padre y madre y por eso vivió su infancia en casa de su madrina.
Era un joven bastante pobre y malvivió escribiendo artículos en periódicos. “Cartas desde mi celda”, es un conjunto de artículos compuestos durante su estancia en el monasterio de Veruela, que primeramente se publicaron en un periódico de la zona.

La carta séptima está ambientada en el castillo de Trasmoz(1). El autor (y a la vez narrador omnisciente) en su publicación (dice que) quería contar la historia de la bruja de Trasmoz, pero sin darse cuenta, ha contado la de un castillo.
Empieza anunciando que fue construido por un brujo en una sola noche. La construcción la hace con ayuda de todos los espíritus que el anciano brujo invoca. Empieza por los de aire, los de tierra, de fuego y también por los de agua. Al final construye el castillo más alto y más grande de todos los tiempos.
Los principales protagonistas de la Carta Séptima son el viejo brujo y el reyezuelo moro. (Describe) al reyezuelo moro como una persona autoritaria y bastante inteligente, en cambio al hombre lo defino como una persona sencilla, buena(2) y a la vez, también inteligente.

Cabe destacar que, Bécquer nos sitúa las acciones en un mundo entre los musulmanes, debido a que el es cristiano y critica sin aceptar a otras culturas como por ejemplo, la de los musulmanes(3).

Como en todas las obras de Bécquer, su narración está escrita con un estilo sin excesos retóricos, buscando la perfección formal a través de la sencillez.

Muchas de las obras de Bécquer nos dan una idea de cómo es el escritor/poeta y de sus sentimientos(4). Esta narración sólo nos ayuda a entender por qué el autor decidió escribir unas cartas cuando se encontraba en el monasterio de Veruela. Se encontraba solo y adoraba la literatura.
Era un autor del romanticismo y en estas cartas queda reflejado. Él exalta las costumbres y tradiciones de diferentes lugares y sobretodo las leyendas (fantásticas).
Notas
1. ¿Y dónde está el castillo de Trasmoz?
2. ¿Dónde aparece su bondad?
3. ¿Qué crírica hace a los musulmanes? Yo no la veo.
4. Esta obra no es lírica. No hay expresión de sentimientos. Es una narración fantástica.

El comentario es muy flojo. No relacionas la narración con las características generales del romanticismo, y eso que aquí están bien presentes, gusto por la antigüedad medieval, lo irracional, la magia… No explicas tampoco qué orden temporal sigue la trama, ni el tipo de narrador, etc.

Anuncios

1 comentario »

  1. Romanticismo.
    Gustavo Adolfo Bécquer.
    Cartas de mi celda. Carta séptima.

    Fran Moreno Avilés
    2º Bachiller B.

    Algunos aspectos del autor y sus características principales:

    El Romanticismo es una corriente que inicia en el siglo XIX, sus características son complejas, pero pueden resumirse como una reacción contra el espíritu clásico, revalorizando en el Renacimiento, y contra el ideal de una vida racional y mesurada. Este movimiento literario tuvo sus orígenes en París; sin embargo muy pronto recorre Europa, y por ello llega a España.
    El Romanticismo tuvo una época posterior llamada postromanticismo, en donde las pasiones personales son motivo suficiente para escribir, ya que de esta forma sacan sus sentimientos y pensamientos de una forma menos superficial.
    Uno de los representantes españoles de esta corriente fue Gustavo Adolfo Bécquer. Dicho autor nació en la ciudad de Sevilla el 17 de febrero 1836, quinto hijo, del artista José Domínguez Bécquer (pintor sevillano) y de Joaquina Bastida Vargas y desarrollo su carrera literaria en 1846 había ingresado en el Colegio de Náutica de San Telmo de Sevilla, que será suprimido al año siguiente, estando aun reciente el fallecimiento de su madre. Él y sus hermanos serán recogidos por su tía María Bastida pero mayor influencia tendrá su madrina, Doña Manuela Monnehay, cuya casa estuvo dotada de una excelente biblioteca española y francesa. Poco después, su interés le llevó a la literatura donde se dio a conocer con la obra Rimas y Leyendas. De entre los escritos personales de Bécquer se destaca Desde mi Celda.
    Esta obra se encuentra divida en 9 cartas que fueron publicadas en El Contemporáneo a lo largo de 1864 desde mayo a octubre. Aparecen recogidas por primera vez en un libro en 1871. Las primeras cartas escritas por Bécquer frente al Moncayo, desde la Celda de Veruela, marcan una época de nuestra literatura, pues en ellas Bécquer trae al arte español una visión más intensa que las anteriores de la Naturaleza.

    Breve resumen del argumento.

    En un principio, Bécquer se disponía a relatar la historia de las brujas de Trasmoz. Sin embargo, se desvía de su primer objetivo y acaba contando la historia de la formación del castillo de Trasmoz que se encuentra próximo al pueblo de Tarazona.

    La historia se desarrolla entorno a un viejecillo pobretón que se encuentra en la ladera de un río y que se encuentra al rey (moro)(1) de Tarazona que va de paso. Así, el viejo le ofrece al rey un trato que consiste en darle las llaves de un castillo (que no existe aún) a cambio de la alcaidía perpetua. No obstante, debido al aspecto del viejo, el rey no le da mucha importancia al asunto y se va entre carcajadas. (después de darle una limosna)

    Por otro lado, cuando el viejo se vuelve a estar solo, aparecen un grupo de trabajadores (pastores y campesinos) musulmanes y el viejo les ofrece trabajar en el castillo -que todavía no existe pero que él mismo construirá- y los musulmanes, se interesan al principio pero finalmente creen que todo es un farol y también se ríen del viejo.

    Sin embargo, lo que nadie sabe, es que el viejo es un gran mago(1), y éste consigue construir el castillo de Trasmoz gracias a la ayuda de las fuerzas de la naturaleza.

    Finalmente, todos se asombran al ver el castillo, pero sobretodo es el rey el que se queda anonanado y el viejo le ofrece al soberano cerrar el pacto que acordaron al principio del relato.

    Aspectos destacados de la narración.

    Ésta carta, es una narración fantástica que contrasta con la obra más conocida de Bécquer que se basa en los sentimientos, en el amor, etc.(2) Así, el autor es un narrador omnisciente (ya que el narrador lo sabe todo sobre los personajes y describe el ambiente y el paisaje de manera que sólo puede tratarse de un narrador que sabe más que los propios personajes). Además, inicia y concluye la carta en presente simple de indicativo y cuenta la historia en pasado indefinido y p. imperfecto de indicativo –precisamente en algunos tiempos verbales, podemos apreciar signos del castellano antiguo (Ej: óyose)-. (3)

    Bécquer demuestra admiración por la antigüedad medieval (edad de los grandes castillos, de los caballeros y de los poderosos reyes) y menciona la cultura musulmana (hay que destacar el fragmento dónde los trabajadores musulmanes escuchan atentos al viejo y dónde éste último los admira por su constante trabajo y por su fideldad a la religión). La magia, es uno de los aspectos principales de la narración y es el elemento que nos hace llegar a la conclusión de que se trata de una narración fantástica.

    El objetivo principal del escritor es, quizás, que los lectores lleguemos a la conclusión de que no hay que juzgar a la gente por sus apariencias ya que nos podemos llevar más de un susto por suponer cosas que desconocemos. Además, la aparición de la magia puede ser una muestra de que las cosas por muy imposibles que parezcan siempre pueden llegar a suceder. Hay que destacar las descripciones que hace Bécquer durante toda la novela “…con presencia y ayuda de los espíritus de las aguas y de los aires a los que el anciano invoca para horadar las rocas y abatir los troncos más corpulentos, y los espíritus de la tierra y del fuego que conocen los tesoros del metal en sus entrañas y circuláis por sus caminos subterráneos con los mares de lava encendida y ardiente…”ya que éstas las podemos relacionar con algunas características del romanticismo: rechazo de la realidad, los límites que el mundo impone al romántico le poducen un sentimiento de frustración y, frente a la realidad, reacciona mediante la evasión o la rebeldía (la evasión le permite refugiarse en la imaginación de mundos fantásticos) y la naturaleza como algo magnífico, en el fragmento en que las fuerzas de la naturaleza contruyen el castillo, podemos obersvar como la furia de la naturaleza es descrita llena de fuerza, de sentimiento y de pasión.
    1. Lo “moro”, como dice el mismo Bécquer está ligado a lo mágico.
    2. Las leyendas de Bécquer son de tono fantástico.
    3. No es que cambie el tiempo verbal, sino que se pospone el pronombre enclítico en lugar de anteponerlo:
    oyóse=se oyó

    Comentario por julen — mayo 26, 2008 @ 3:42 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: