artà 2 bachiller insti

enero 21, 2008

El día en el que el mundo cambió

Filed under: Textos voluntarios de alumno — julen @ 8:44 am

Xauder | Pibe12@hotmail.com | IP: 83.45.55.126

Profe, no sab(í)a d(ó)nde poner esto, pues no hay sección de “estilo libre”


En ese lugar todo el mundo esta nervioso, a través de una simple caja el mundo se concentra en mirar la misma imagen, un estadio, como cualquier otro, que durante unos pocos días se convertirá en el centro deportivo, social y cultural del mundo entero. (A)l principio,
todos están nerviosos, en el estadio ()esperan ()el comienzo de un acto que cambiará sus vidas, en esa noche() el mundo volverá a comenzar. Está todo oscuro, pues la imagen de los espectadores es poco importante, sobre ellos, un cielo estrellado que pronostica un evento maravilloso; entre ellos ()corre el murmullo de la impaciencia y la emoción. De repente ante una puerta aparece una luz, una (1)pequeña luz proveniente de la cuna del pensamiento occidental, portándola, un preparado atleta que sabe cual es su cometido y su importancia. Entre sus manos, como la luz de la esperanza en la oscuridad, se sostiene una antorcha con una llama proveniente de la mismísima acrópolis de Atenas, del templo de Palas, protectora de la justicia

Aunque el templo del deporte se halla abarrotado de gente de (todo el) mundo, pues de allí provienen, como hormigas en busca de pan, los habitantes del mundo han seguido el mismo camino para encontrarse en el hormiguero, la madriguera del deporte. La pista est(á) libre, pues el portador con su sola presencia pide paso, poco a poco,(2) y sin bajar el ritmo, el portador recorre la pista rodeando el estadio, siendo observado por todo el mundo, millones de casas alrededor del globo, cientos de radios siguiendo los comentarios de algún seguidor o vieja estrella del deporte… Desde algún remoto lugar, un niño pequeño sigue la hazaña con su abuelo, escuchando, mirando tal gesta que será recordada por los siglos, transmitida a los nietos de (é)ste en alguna noche tranquila, y (é)stos la oirán con la emoción en sus corazones.

En cuanto el portador de tal magnifica llama termina el recorrido, desde una punta, encarándolo, se dirige al centro mismo del estadio. El centro, lleno de gente (que) se separa para crear un mítico pasillo, uno en el que la emoción y la alegría se dan la mano(. E)l atleta, sin detenerse ante nadie, llega hasta el mismísimo centro con su misión, entregar dicha llama al siguiente portador(. P)ara expectación de todos, (é)ste no la coge, sino que acerca hasta la punta del testigo la punta de un palo, un pequeño palo que esta destinado a permanecer en la memoria de todos los presentes como el evento más grande del final del siglo XX. (3)En cuanto el último eslabón del gran recorrido mundial prende su flecha, colocándola con tranquilidad en su fiel arco, crea el nerviosismo de cuantos espectadores siguen esa noche el evento. Sin inmutarse, el arquero se queda apuntando al infinito cielo, aumentando el nerviosismo de cuantos lo siguen con emoción(. L)os segundos que el arquero apunta al infinito parecen convertirse en minutos, y estos en horas. De repente, y sin previo aviso, el último portador separa sus experimentados dedos permitiendo que el arco desempeñe su función. La flecha sale disparada y con diligencia(,) ocultando su objetivo, la llama del conocimiento del mundo occidental depende de que la flecha llegue a su desconocido objetivo(. L)a flecha pasa por encima del p(ú)blico, con una llama que aunque importante, parece apagarse por momentos.( D)urante un momento toda imagen de algo parecido a una flecha desaparece del ojo m(á)s entrenado, un momento que se hace eterno y que parece augurar la oscuridad eterna en el universo, dejando sin respuesta todas las preguntas(. E)l niño de Nueva York(), siguiendo el evento desde el sofá de su casa le pregunta a su madre qu(é) ha pasado con la flecha y (é)sta no sabe qu(é) responder. Cuando ese angustioso momento ha pasado, de entre toda la oscura noche una gran llama emerge de un inmenso plato argento, iluminando la oscuridad del mundo, apagando todas las dudas, prendiéndose una pequeña llama en cada corazón, tanto de los que lo viven en el estadio, como en esa estación del ártico en la cual se ve borroso en la pantalla de una vieja tele.

Los días que le precedieran no ser(í)an como los otros, y nunca se los podría igualar, a partir de ese momento, con los Juegos Olímpicos recién inaugurados, Barcelona había cambiado el mundo en una noche de 1992.

Notas.
En general, tiene un tono muy ampuloso, abusas de las pausas de las comas y construyes unas frases demasiado largas, que no controlas. El título es un caso a parte. Han pasado 16 años desde el 92 y un servidor no ha percibido “el cambio”
1. Esta frase deja colgada la P. concesiva “aunque…” es un anacoluto.
2. Si pide paso, es que no está libre.
3. Te pasas un par de pueblos con el tono épico. ¿Encender la llama olímpica ha sido el evento más importante del s.XX?

Anuncios

1 comentario »

  1. M.Mercè Rosselló Villalonga
    2n.Batx. A
    Lo he colgado en la sección que le correspondía
    https://arta2bachillerinsti.wordpress.com/2008/05/24/cartas-desde-mi-celda/
    Gustavo Adolfo Bécquer
    Cartas desde mi Celda. Carta Séptima.

    Gustavo Adólfo Bécquer nació en 1836 en Sevilla. Desde pequeño quedó huérfano de padre y madre y por eso vivió su infancia en casa de su madrina.
    Era un joven bastante pobre y malvivió escribiendo artículos en periódicos. “Cartas desde mi celda”, es un conjunto de artículos compuestos durante su estancia en el monasterio de Veruela, que primeramente se publicaron en un periódico de la zona.

    La carta séptima esta ambientada en el castillo de Trasmoz. El autor en su publicación quería contar la historia de la bruja de Trasmoz, pero sin darse cuenta, ha contado la de un castillo.
    Empieza anunciando que fue construido por un brujo en una sola noche. La construcción la hace con ayuda de todos los espíritus que el anciano brujo invoca. Empieza por los de aire, los de tierra, de fuego y también por los de agua. Al final construye el castillo más alto y más grande de todos los tiempos.
    Los principales protagonistas de la Carta Séptima son el viejo brujo y el reyezuelo moro. Definimos al reyezuelo moro como una persona autoritaria y bastante inteligente, en cambio al hombre lo defino como una persona sencilla, buena y a la vez, también inteligente.

    Cabe destacar que, Bécquer nos sitúa las acciones en un mundo entre los musulmanes, debido a que el es cristiano y critica sin aceptar a otras culturas como por ejemplo, la de los musulmanes.

    Como en todas las obras de Bécquer, su narración está escrita con un estilo sin excesos retóricos, buscando la perfección formal a través de la sencillez.

    Muchas de las obras de Bécquer nos dan una idea de cómo es el escritor/poeta y de sus sentimientos. Esta narración solo nos ayuda a entender porque el autor decidió escribir unas cartas cuando se encontraba en el monasterio de Veruela. Se encontraba solo y adoraba la literatura.
    Era un autor del romanticismo y en estas cartas queda reflejado. Él exalta las costumbres y tradiciones de diferentes lugares y sobretodo las leyendas.

    Comentario por merc3 — mayo 24, 2008 @ 10:15 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: