artà 2 bachiller insti

octubre 31, 2007

Rima XXXVII

Filed under: Rima XXXVII — julen @ 8:39 am

 http://cvc.cervantes.es/obref/rimas/rimas/rima28.htm

Antes que tú me moriré: escondido
en las entrañas ya
el hierro llevo con que abrió tu mano
la ancha herida mortal.
Antes que tú me moriré: y mi espíritu,
en su empeño tenaz,
sentándose a las puertas de la muerte,
allí te esperará.
Con las horas los días, con los días
los años volarán,
y a aquella puerta llamarás al cabo…
¿Quién deja de llamar?
Entonces que tu culpa y tus despojos
la tierra guardará,
lavándote en las ondas de la muerte
como en otro Jordán.
Allí, donde el murmullo de la vida
temblando a morir va,
como la ola que a la playa viene
silenciosa a expirar.
Allí donde el sepulcro que se cierra
abre una eternidad…
¡Todo lo que los dos hemos callado
lo tenemos que hablar!

Anuncios

2 comentarios »

  1. RIMA XXXVII
    La rima XXXVII es un poema escrito por Gustavo Adolfo Bécquer, poeta sevillano más representativo del post-romanticismo español. Según la edición de la recopilación de su obra hecha por sus amigos (1871), este poema pertenece a la tercera parte que trata sobre el amor perdido y la decepción del poeta ante esto.

    Bécquer nació en el año 1838 en Sevilla, en una familia medianamente acomodada de tendencias artísticas. Se quedó huérfano tempranamente, aunque fue acogido por sus tíos. Habiendo cumplido la mayoría de edad, decidió irse a vivir a Madrid para y de la literatura. En aquella época había una lucha entre los absolutistas y los liberales. Parece ser que Bécquer se declinó por el lado conservador, pero sólo por su trabajo, donde necesitaba definirse. Tiene que quedar claro que, en realidad, para el poeta lo único importante era la poesía, y lo demás era más bien secundario.

    Aunque tuvo que malvivir publicando escritos esporádicos en diversos periódicos, después de su muerte su obra ha sido considerada de mucho valor cultural.

    El mérito de su poesía es la autenticidad de sus versos, el tono indirectamente intimista y la musicalidad lograda en la concordancia de acentos rítmicos con el sentido de las palabras, el uso del hipérbaton y del encabalgamiento. La característica más viva del post-romanticismo es su apuesta por la sencillez y la naturalidad de las palabras en contra de la grandilocuencia y la búsqueda del efectismo emocional del romanticismo.

    A lo largo de su vida mantuvo un número considerable de relaciones amorosas, ya que las consideraba una de las mejores experiencias del hombre, que ayudaba a percibir la belleza y le servía como mayor inspiración. Así, poesía y amor son temas recurrentes en sus creaciones. Aunque también por contraste, lo son la soledad y la muerte. Ya que murió joven -a los treinta y cuatro años-, y parece ser que el poeta ya lo intuía, se atrevía a expresarlo en su poesía. Se puede ver su origen romántico, pesimista y acorde con su personalidad ciertamente bohemia; en que gustaba alejarse de la realidad y dolerse en su pena; además del uso de la naturaleza como reflejo de sentimientos y emociones. Era una persona de creencias religiosas muy fuertes, y patriota; aunque estas características no aparecen tanto en su poesía. La rima XXXVII es una excepción, ya que se puede ver su religiosidad en cuanto a la suposición que hay vida después de la muerte, además de recurrir al río Jordán como símbolo de purificación de la culpa.

    Ya que es un poema está dentro de los textos retóricos y se utiliza un lenguaje literario. Así, a simple vista el principal objetivo del poema es el de jugar con el lenguaje para embellecerlo. Pero en relación a su contenido, la función principal es la expresiva, ya que destaca el dolor del poeta causado por alguien, que le ha tratado tan mal, que él morirá; pero entonces no se acabará: el poeta esperará a esa persona en el limbo para después allí, hablar sobre lo que no se han dicho en vida. Supondremos que esa persona era una mujer con la que el poeta hubiese mantenido alguna clase de relación; y así concordará con la clasificación hecha por los amigos de Bécquer sobre su obra. Entonces, el poema va dirigido del yo (poeta) a tú (mujer pérfida). Como está escrito en primera persona, y el poeta expresa sus sentimientos, utiliza un lenguaje muy subjetivo e intimista. Parece que indirectamente, también aparece la función conativa, ya que cuando los dos estén en el limbo tendrán que hablar sobre lo ocurrido (“todo cuanto los dos hemos callado, allí lo hemos de hablar”); y a la vez, también indirectamente aparece el deseo de reconciliarse después de la muerte cuando el espíritu se haya purificado y esté libre de culpa.

    Así que, el poema trata sobre la premonición del autor sobre su muerte debido a una mala relación (de)d(o)nde él ha salido tan dolido que nada más cuando los dos estén en el limbo podrán hablar sobre lo ocurrido (y lo harán, porque el poeta la esperará). Se puede decir que aparecen los tópicos Omnia Mors Aequat (cuando la mujer haya muerto, su espíritu se purificará y el poeta y ella estarán al mismo nivel, serán capaces de hablar sobre lo ocurrido, en una conversación Post Mortem) y Memento Mori, cuando le recuerda a la mujer que todo el mundo morirá algún día, incluido ella (tercera estrofa).

    Esta rima está formada por seis estrofas de cuatro versos, endecasílabos y heptasílabos alternativamente. Riman sólo los versos pares, que son asonantes (-á) y acaban en palabras agudas. Predomina el uso de los encabalgamientos en casi todo el poema, como por ejemplo entre los versos de la primera estrofa, entre los versos trece y catorce, entre los versos diecisiete y dieciocho…

    En la primera estrofa, el poeta nos cuenta que morirá por culpa de la mujer, que parece ser, ha tratado mal al poeta. Aunque el mal que le ha hecho la mujer, (le “ha clavado un hierro”, es decir, una puñalada) no lo exterioriza y finge estar bien (verso 1: escondido en las entrañas…) en realidad es tan grave que le provocará la muerte (ancha herida mortal).

    En la segunda y tercera estrofa, a pesar de que él morirá antes, su espíritu esperará a la mujer en el limbo (puertas de la muerte), el tiempo pasará rápido y como todo el mundo, la mujer morirá y el poeta se reencontrará con ella.

    En la cuarta estrofa, explica cómo la tierra se quedará el cuerpo de la mujer (despojos) y con la culpa; su espíritu quedará purificado, de la misma manera que los judíos utilizan el agua del río Jordán para purificarse.

    Finalmente, (quinta y sexta estrofa) cuando los dos estén en el limbo (allí donde el murmullo de la vida va temblando a morir, verso 17-18; donde el sepulcro que se cierra abre una eternidad, verso 21-22), tendrán que hablar sobre lo que no se han dicho en vida; sobre las malas jugadas que se han hecho mutuamente y no han hablado en su momento.

    En cuanto a los recursos lingüísticos, en este poema sobre todo destacan en los morfosintácticos las anáforas a principio de estrofa de los versos uno y cinco (antes que tú me moriré,…) y diecisiete y veintiuno (Allí donde el…), que sitúan el poema en el tiempo; el encadenamiento en los versos nueve y diez (con la horas los días, con los días los años…) y los frecuentes hipérbaton (por ejemplo el de la primera estrofa: el verbo –llevo- tendría que ir al principio de la frase). En los léxico-semánticos destaca la antítesis de los versos veintiuno y veintidós (el sepulcro que se cierra abre una eternidad), las comparaciones de los versos diecinueve y veinte (como la ola que a la playa,…) y quince y dieciséis (se compara el efecto purificador de las aguas del río Jordán con la tierra en el sepulcro); la interrogación retórica del verso doce (¿Quién deja de llamar?, evidencia de que todo el mundo morirá); la SINÉCDOQUE del verso tres (substituye a la mujer por su mano) y las personificaciones como la del verso diez (el tiempo volará)(TEMPUS FUGIT).

    También aparecen diversas metáforas del limbo (puertas de la muerte,, allí donde el murmullo de la vida temblando a morir va, donde el sepulcro que se cierra abre una eternidad…) y el hierro como símbolo de aquella faena tan grave que le ha hecho la mujer al poeta, cuya muerte causará.

    Si Bécquer basó el poema en una experiencia vivida, parece que el poeta estaba muy enamorado de esa mujer, pero que le ha hecho tanto daño, que no es capaz de hablarla. Tal sería su obsesión, que sería capaz de esperarla en el limbo, cuando ella esté purificada de culpas; pero entonces, ¿el poeta estaría también libre de rencores?
    NOTA
    Lo mejor, la frase final de tu comentario

    Comentario por aliciaypunto — noviembre 18, 2007 @ 9:29 pm | Responder

  2. COMENTARIO RIMA XXXVII
    Valentín Rus García.
    2 Bachiller B

    NOTA: El comentario ha sido entregado fuera de plazo porque me era imposible colgar el comentario en la pàgina en los días anteriores, el ordenador me decía que la página había caducado. Disculpa las molestias y aqui tienes.

    El poema titulado “Rima XXXVII” es una composición poética que aparece en el libro Rimas y Leyendas escrito por el conocido autor sevillano del post- romanticismo español Gustavo Adolfo Bécquer. De las cuatro series en las que se dividen las rimas según sus temas, la siguiente corresponde a la tercera. En ella se habla del desengaño y la decepción que causan en el poeta sus relaciones amorosas, las cuales, a pesar de ser intensas siempre acaban haciéndole daño.
    Dicha rima es considerada por muchos una de las más representativas de la tercera serie ya que en ella podemos ver a un Bécquer muy afectado por una honda pesadumbre y una gran angustia acompañada de padecimiento. Además en ella, cosa peculiar en la poesía del autor, se puede ver reflejada su actitud y creencia religiosa, pues en la rima el poeta habla de la vida después de la muerte además de citar la purificación del alma mediante la inmersión en el rio Jordán.
    El poema está formado de seis estrofas de cuatro versos cada una. Como la mayoría de sus rimas, está compuesta por versos que van alternando entre once y siete silabas, concretamente formando versos heptasílabos en los pares y endecasílabos en los impares. Su rima es asonante y se produce solo en los versos pares mediante palabras agudas que contienen en su última silaba la vocal “-á”. Otra característica que podemos ver reflejada en sus versos es la combinación del encabamiento suave con el verso esticomítico.
    En el poema, Bécquer empieza diciendo que es tan grande el dolor que le a causado la perdida o abandono de su amada que ésta le a provocado una “herida mortal”, la cual le hará morir antes que su amada. Posteriormente, pero, advierte a la amada de que aunque él muera antes que ella la situación no se va a quedar así, pues el piensa esperarla en las puertas de la muerte para aclarar la situación que tanto malestar provoca al autor. En la tercera estrofa, comenta que puede tardar mucho o poco la amada en llegar a dónde (é)l se encontrará, es decir, a la muerte(;) pero que al final acabará en el mismo sitio pues su llegada es irremediable. La llegada de la muerte causará en la amada la liberación de todos sus pecados y toda culpabilidad será ida, pues dice que es como si el alma se limpiase en el rio Jordán. Y por último, el autor comenta que después de que todo eso suceda, allí por fin los amados, es decir, el autor y su amada podrán aclarar todo lo que no pudieron aclarar en vida.
    En todo éste transcurso se puede ver como el poeta contrasta la limitación humana con la eternidad de la muerte, pues dice que ésta es infinita y no tiene fin. Además podemos ver reflejado en el poema cómo el autor ya deducía que la muerte no tardaría mucho en llegar en su caso, cuando en el poema le dice a la amada “antes que tú moriré…”.
    Respecto a los recursos lingüísticos que aparecen en el poema cabe destacar las dos anáforas principales que aparecen a principio de estrofa. La primera, trata de una anáfora de tiempo y aparece al principio de la primera y la segunda estrofa. La segunda trata de una anáfora de lugar y aparece en la quinta y la última estrofa. Además, vemos recursos como el encadenamiento de tiempo que aparece en la tercera estrofa, concretamente en el verso número nueve . Luego también hay metáforas como la del verso número once, dónde el autor se refiere a la muerte mediante y la de la primera estrofa, dónde se refiere al daño tan grande que le ha causado el abandono de su amada con . Otro recurso que vemos en el verso diecinueve es la comparación , al igual que parece anteriormente en el verso dieciséis cuando compara la purificación del alma de su amada con la inmersión en el rio Jordán. Por último, destacar la antítesis de los versos veintiuno y veintidós, abrir/cerrar .

    Respecto a mi opinión personal del poema pienso que se ve claramente que el amor que sentía el poeta hacia su amada era muy grande, por eso el abandono de ella le ha causado un dolor tan grande al autor que no duda en escribirlo. Se ve claramente que las características de Bécquer coinciden con las de los autores románticos, ya que era muy pasional y en su obra habla del tema del amor. Además, el hecho de deducir el poeta que su muerte llegaría temprano me parece que es un momento o una situación muy dura para una persona, en cambio Bécquer no dudó en expresar sus sentimientos mediante la poesía. Este hecho nos refleja claramente que la poesía para el autor era como un instrumento por el cual se desahogaba y no abandonaba ni en sus peores momentos. El lazo que unía la poesía al autor era tan grande como la de un matrimonio podríamos decir, pues no la abandona ni en lo bueno, ni en lo malo, ni en la salud, ni en la enfermedad e incluso habla mediante ella de la muerte. Quizás la fidelidad y constancia que no encontró el poeta en el amor, lo encontró en la poesía que siempre le acompañaba y no lo abandono, o él no la abandonó a ella hasta sus últimos días.

    Comentario por tiin — noviembre 24, 2007 @ 6:55 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: