artà 2 bachiller insti

octubre 31, 2007

Rima LXVII

Filed under: Rima LXVII — julen @ 7:40 pm

 http://cvc.cervantes.es/obref/rimas/rimas/rima18.htm

¡Qué hermoso es ver el día
coronado de fuego levantarse,
y a su beso de lumbre
brillar las olas y encenderse el aire!
¡Qué hermoso es tras la lluvia
del triste otoño en la azulada tarde,
de las húmedas flores
el perfume beber hasta saciarse!
¡Qué hermoso es cuando en copos
la blanca nieve silenciosa cae,
de las inquietas llamas
ver las rojizas lenguas agitarse!
¡Qué hermoso es cuando hay sueño
dormir bien… y roncar como un sochantre…
y comer… y engordar… y qué desgracia
que esto solo no baste!

Anuncios

4 comentarios »

  1. Adrián Lucena Sierra
    2º Bachillerato B

    La rima LXVII pertenece a la última serie, de las que se divide la obra “Rimas” de Bécquer, en la cual el poeta expresa la angustia que siente por su final (el cual intuye cercano), a través del miedo a la soledad, al dolor y a la muerte.

    En esta rima el poeta intuye cerca su muerte y por tanto recuerda todas las bellezas de la naturaleza que le gustaría seguir viendo.
    En la primera estrofa habla sobre la hermosura del amanecer, cuando el Sol alumbra toda la naturaleza, el mar, el aire, etc. En la segunda comenta el buen perfume que esparcen la flores después de un día de lluvia, en otoño. Y, en la tercera, destaca la hermosura de estar al lado de la chimenea, viendo el fuego que desprende, los días de nieve.
    Por último, en la última estrofa, expresa el placer de la buena vida de un burgués que lo único que hace es dormir, comer y engordar, aunque para el poeta eso solo no basta, se tienen que tener en cuenta otras cosas de la vida, no solo estar todo el día sin hacer nada, durmiendo y comiendo.

    En cuanto a la estructura externa, esta rima está compuesta por cuatro estrofas de cuatro versos cada una. Hasta la tercera estrofa los versos son: heptasílabos (siete sílabas) los impares y endecasílabos (once sílabas) los pares, pero en la última estrofa cambia el orden y, por tanto, son heptasílabos el primero y el último, mientras que son endecasílabos el segundo y el tercero. En relación a la rima, es un poco variada, hay rima consonante (-arse) entre los versos 2, 8 y 12 y rima asonante (vocales a-e) entre los versos 4, 6, 10, 14 y 16. Mientras que el resto de los versos no riman (son versos sueltos). Por tanto el esquema métrico es el siguiente: LO TIENES CORREGIDO EN EL COMENTARIO DE RUS.
    7-
    11 A
    7-
    11 A

    7-
    11 A
    7-
    11 A

    7-
    11 A
    7-
    11 A

    7-
    11 A
    11-
    7 a

    En relación a los recursos estilísticos, destacan: varios encabalgamientos, uno entre los versos 1 y 2, otro entre los versos 5 y 6, uno más entre los versos 7 y 8 y, por último, entre los versos 15 y 16; también, varios hipérbatos, en el segundo verso (el orden debería ser: levantarse coronado de fuego), en el octavo verso (el orden debería ser: aspirar el perfume hasta saciarse) y en el décimo verso (el orden debería ser: la nieve blanca cae silenciosa); metáforas, en el segundo verso (“coronado de fuego”: se refiere al Sol cuando va saliendo), en el tercero (“beso de lumbre”: se refiere a los rayos del Sol que lo alumbran todo) y en el verso doce (“lenguas”: se refiere a la zona más rojiza de una llama); una metonimia en el cuarto verso (“encenderse” el aire: no utiliza el término encender con el significado de conectar un circuito eléctrico, sino refiriéndose al resplandor de los rayos del Sol); una antítesis en los versos 5 y 6 (contrasta el adjetivo “hermoso” con el adjetivo “triste”); una personificación en el segundo verso (atribuye la cualidad de “levantarse” al “día”); dos epítetos, uno en el décimo verso (“blanca” nieve) y otro en el undécimo verso (“inquietas” llamas: se presupone que las llamas son inquietas, siempre están en movimiento); una anáfora al principio de cada estrofa (“¡Qué hermoso es …”); un polisíndeton en la última estrofa (nexo “y”); y, por último, aparecen exclamaciones, que coinciden con cada una de las estrofas, para dar más énfasis a los sentimientos del autor.

    Otro aspecto para destacar es la aparición, a lo largo de la rima, de bastantes adjetivos que expresan sentimientos de belleza, etc., como por ejemplo: hermoso, triste, azulada, blanca. Además, en relación a las funciones del lenguaje, destacan: la función poética, ya que es un poema y el autor utiliza las palabras para crear belleza (como por ejemplo, los adjetivos que he nombrado anteriormente), y la función emotiva, ya que el poeta expresa sus sentimientos, subjetivos, hacia la naturaleza.

    En definitiva, en esta rima Bécquer hace un recorrido por todos los instantes (relacionados con la naturaleza) que le gustan y le hacen feliz, y lo hace porque intuye cercana su muerte, ya que en el momento en el que escribió esta rima ya se encontraba muy enfermo. Por tanto, en esta rima aparecen los sentimientos del autor, la naturaleza y el subjetivismo, a parte de la polimetría, todas ellas características propias del Romanticismo.
    Un aspecto de la rima que me ha llamado la atención es la estructura de la última estrofa, la cual es diferente a las otras, quizás para darle más importancia, ya que el poeta piensa que hay cosas más importantes que el dinero y la buena vida, por ejemplo, todas las descripciones sobre la naturaleza que a hecho con anterioridad, el amor, etc. Además de esta última estrofa destacaría la cantidad de puntos suspensivos que aparecen, quizás para simular el habla de una persona que está comiendo.

    Comentario por adri4 — noviembre 18, 2007 @ 2:40 pm | Responder

  2. MARTA CABRERA BAUZÀ
    LXVII
    2BATX A

    Gustavo Adolfo Bécquer escribió esta rima cuando estaba en un estado físico muy malo a causa de su grave enfermedad, por lo tanto escribió esta rima teniendo la muerte muy cerca y recordando lo bello de la vida, y sobre todo de la naturaleza. En la rima nos habla de lo agradable que es poder contemplar el amanecer, la lluvia, la nieve, el dormir, etc.. Algunos que otros placeres de la vida.

    En aspectos lingüísticos vemos que la métrica esta compuesta por 16 versos los cuales están divididos en 4 estrofas de 4 versos cada una. En la primera estrofa vemos que los versos pares son endecasílabos, y los impares son heptasílabos. Los versos pares son de arte mayor y los impares de arte menor. En esta estrofa nos habla del amanecer de cómo el sol alumbra el mar, el aire y todo en general. El segundo verso es de ritmo melódico y el cuarto verso de ritmo sáfico. En la segunda estrofa se observa la misma estructura métrica que la primera. El verso sexto es de ritmo sáfico y el verso octavo es de ritmo melódico. En esta estrofa nos habla de la estación de otoño, dónde suele llover mucho, y cuenta lo agradable que es poder aspirar el perfume que deja la lluvia en el campo. En la tercera estrofa la métrica continua siendo la misma que las estrofas anteriores, y hay ritmo sáfico en el verso 10. En esta estrofa habla del invierno, de el placer de estar junto al fuego mientras fuera de la casa esta nevando. En la última estrofa vemos que el primer y último verso son heptasílabos y el segundo y tercer verso son endecasílabos. En esta estrofa final nos habla del placer de poder dormir o descansar placidamente cuando uno esta cansado, poder comer mucho, en fin, tener buena vida.

    En aspectos fonológicos podemos destacar varios recursos literarios, sobretodo abundan los hipérbaton cómo por ejemplo “coronado de fuego levantarse” dónde el orden correcto sería “levantarse coronado de fuego”, también es otro hipérbaton “el perfume aspirar hasta saciarse” que ordenadamente sería “aspirar el perfume hasta saciarse”. Aparece una personificación en el segundo verso dónde atribuye una propiedad a una realidad, en este caso levantare a día. Aparece otra en el verso once atribuyendo la cualidad de “inquietas” a las “llamas” del fuego. En el segundo verso encontramos una metáfora: “coronado de fuego” que hace referencia al amanecer. Encontramos otra en el tercer verso “beso de lumbre”, que se refiere al alumbramiento del sol. Al principio de cada estrofa aparece una anáfora “qué hermoso es”. I en la última estrofa tenemos un polisíndeton, al aparecer el nexo “y” para coordinar varios elementos lingüísticos.
    En mi opinión, es una rima interesante, dónde Bécquer nos muestra los distintos estados de la naturaleza, es decir, las estaciones. Otorgando a la naturaleza los placeres de la vida. Posiblemente Bécquer, al estar muriéndose quería homenajear a la naturaleza, la cual le dio la vida igual que se la quitara en corto plazo, ya que todos nacemos y morimos por naturale(Z)a.

    Comentario por martuxa — noviembre 23, 2007 @ 5:57 pm | Responder

  3. NOTA: La rima ha sido entregada fuera de plazo porque me habia sido imposible colgarla anteriormente, pues la página no respondía correctamente.

    COMENTARIO RIMA LXVII
    Valentín Rus García.
    2 Bachiller B

    El poema titulado “Rima LXVII” aparece editada en el libro Rimas y Leyendas escrito por Gustavo Adolfo Bécquer. De las cuatro series en las que se dividen las rimas según sus temas, la serie que más nos interesa es la última, ya que es a la cual pertenece dicha rima. En ella se habla de varios temas pues de las cuatro series es la más variada, pero sí decir que lo que más abunda o en la mayoría encontramos relación con la soledad y la muerte. Cabe destacar que los temas són los siguientes pues se sabe que cuando el poeta escribía las rimas de la última seria ya tenía certeza de sus pocos días de vida que le quedaban por delante. Se utiliza la naturaleza como medio para describir toda su belleza y exaltarla. Además, la podríamos definir como un texto lírico, concretamente poético del Romanticismo tardío, el cual destaca por escribir lírica intimista de forma sencilla.
    Analizando la estructura externa del poema podemos decir que la rima LXVII está compuesta por cuatro estrofas, cada una formada por cuatro versos. Respecto a los versos, encontramos una combinación de versos heptasílabos y endecasílabos, como en la gran mayoría de las rimas de Bécquer. En la primera, segunda y tercera estrofa estos versos se combinan de la siguiente manera: siete sílabas en los versos impares y once en los pares, en cambio la última estrofa varía situando los versos heptasílabos a principio y fin dela estrofa, mientras que los dos centrales son endecasílabos. También decir, que el poeta ha utilizado para crear esta composición poética versos encabalgados. Las funciones del lenguaje que aparecen en el texto, a parte de la poética es la expresiva pues el autor en él refleja sus sentimientos.
    Respecto a la rima, también encontramos una combinación entre la consonante y la asonante. Por una parte, los versos 2, 8, 12 riman en rima consonante (-arse) y por otra los versos 4, 6, 10, 14 y 16 riman solo en las vocales, es decir, rima asonante ( a-e ). El resto de los otros versos aparecen sueltos ya que no riman ni coinciden con los demás.
    En cuanto a la estructura interna decir que todo el tema del poema está compuesto por una meditación que tiene el poeta al sentir su muerte cercana, en la cual recuerda todos aquellos aspectos de la vida que puede dar la naturaleza, los cuales le fascinan, y siente cierta impotencia al ver que sus días se acaban y no podrá disfrutar de dichos sucesos. Observamos que el autor a reflejado en cada estrofa de las tres primeras, aquello que le fascina más de cada una de las estaciones, empezando por el verano y acabando por el invierno.
    En primer lugar, en la primera estrofa el poeta describe la belleza que el siente al ver un gran amanecer, con un sol radiante que refleja sus rayos en el agua del mar. En la segunda estrofa, basándose en el mismo tema el poeta describe la belleza que le transmite a él un día de otoño, dónde, a pesar de ser una estación triste, él puede encontrar efectos que le producen felicidad, como puede ser ver las flores húmedas por el agua de la lluvia. En la tercera estrofa vemos descrito un paisaje invernal, en el cual aparece la nieve, y una chimenea, la cual sirve para quitar el frío y a la misma vez poder observar el paisaje.
    Y por último, en la tercera estrofa, el poeta da un giro a la temática del paisaje, dónde mediante la descripción también, hace una pequeña critica de la sociedad en la que vivía, concretamente a los burgueses, los cuales en su vida, se dedicaban simplemente a vivir bien, según ellos, pues al contrario del poeta, para ellos era suficiente vivir tranquilo, comer, dormir, roncar para ser felices, en cambio al poeta, esta situación no le resulta satisfactoria.
    Centrándonos en los recursos estilísticos que ha utilizado el poeta dentro de ésta composición encontramos:
    ANÁFORA PRINCIPAL:
    A principio de cada estrofa encontramos
    HIPÉRBATON:
    Podríamos decir que prácticamente todo él poema está formado de ellos pero los más destacables son: en los versos 1 y 2 mientras que el orden correcto sintácticamente debería ser “¡Qué hermoso es ver el día levantarse coronado de fuego”.
    Otro hipérbaton está en los versos 7 y 8 mientras que el orden correcto sería “beber hasta saciarse el perfume de las flores húmedas”.

    METÁFORA:
    En el segundo verso el poeta se refiere al Sol cuando aparece en el amanecer radiante e intenso.
    En el tercer verso refleja a los rayos del sol que iluminan y brillan en el agua del mar.
    En el verso número doce aparenta las llamas más rojizas del fuego.
    EPÍTETOS:
    En el décimo verso BLANCA
    En el undécimo verso ROJIZAS

    PERSONIFICACIÓN:
    En el verso segundo DÍA CORONADO DE FUEGO
    ANTÍTESIS:
    Encontramos contraste entre adjetivos en los versos quinto y sexto, dónde el autor crea un contraste entre el adjetivo hermoso y triste.
    Opino que es una rima donde el poeta refleja resignación, y afronta su destino. Mientras que en los poemas de la serie anterior quizás se podía reflejar en el poema un poco de rencor y desgracia, en esta serie vemos un autor más calmado, quien al ver que no puede hacer nada para cambiar su destino hace una reflexión sobre las cosas maravillosas entre las cuales a vivido. A la misma vez vemos una pequeña crítica a la sociedad, otra característica que caracteriza a un romántico y por último, la imagen de una persona en una ventana con la chimenea encendida y mirando el paisaje refleja cierta soledad, la cual siente el poeta antes de su muerte. En el transcurso de los poemas de Bécquer podemos ver a un personaje o protagonista, es decir, el autor, pues la gran mayoría de las rimas están escritas en primera persona y reflejan intimismo, encontramos una coherencia psicológica pues va variando su manera de ver la vida mientras ésta va transcurriendo y el va madurando y aprendiendo de los errores y los males que sufre, pues ya sabemos que la vida del autor no fue fácil.

    Comentario por tiin — noviembre 25, 2007 @ 11:39 am | Responder

  4. Laura Font López
    2º A

    Bécquer fue uno de los más grandes poetas de período del Romanticismo. Elaboraba una lírica intimista, que se centraba en los anhelos y frustaciones del poeta. Los temas principales son: el amor, el desengaño, la soledad, la sociedad y la religión, peró en Bécquer podemos destacar la composición que tiene como tema predominante el miedo a la soledad y desengaño, y más por lo que a este poema refiere.

    El tema central de el poema, además de ser la naturaleza, ya que nombra diversos aspectos que la destacan, también habla de los placeres de la vida.

    Por lo que a la métrica refiere, el poema consta de cuatro estrofa, compuesta por cuatro versos cada una.

    7-
    11 A
    7-
    11 (A)

    7-
    11 (A)
    7-
    11 A

    7-
    11 (A)
    7-
    11 A

    7-
    11 (A)
    11-
    7 (a)

    Los aspectos retóricos más destacables son los siguientes:

    – Anáfora, al principio de cada estrofa “¡Que hermoso…”.
    – Hipérbatos, en general, perdominan durante todo el poema, pero podemos destacar “que hermoso es cuando en copos la blanca nieve cae”.
    – Epíteto, “blanca nieve”.
    – Metáfora, “…el día coronado de fuego levantarse”.
    – Antítesis. En la primera estrofa aparecen los siguientes adejetivos: hermoso y brillar, en la segunda estrofa se crea un enorme contraste, ya que hablra del triste otoño.

    Pienso que al escribir esta rima, Bécquer debia sentirse bastante mal, ya que expresa soledad y tristeza. Cuando la escribió estaBA muy enfermo, ya intu(í)a su muerte porque estaba al borde de ella.

    Comentario por laurafl — noviembre 29, 2007 @ 8:11 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: