artà 2 bachiller insti

octubre 31, 2007

Rima LXV

Filed under: Rima LXV — julen @ 7:35 pm

http://cvc.cervantes.es/obref/rimas/rimas/rima47.htm


Llegó la noche y no encontré un asilo,
¡y tuve sed…!, mis lágrimas bebí;
¡y tuve hambre! ¡Los hinchados ojos
cerré para morir!
¡Estaba en un desierto! Aunque a mi oído
de las turbas llegaba el ronco hervir,
yo era huérfano y pobre… ¡El mundo estaba
desierto… para mí!

Anuncios

2 comentarios »

  1. CLARA GAYÀ MESQUIDA
    2ºB

    Gustavo Adolfo Bécquer fue hijo del pintor José Domínguez Insausti, que se firmaba Bécquer por unos antepasados suyos llegados a Sevilla desde Flandes.
    Nació en esta ciudad, quinto hermano de una familia de ocho varones y, siendo aún muy niño, quedó huérfano de padre y, poco después, también de madre. Fue recogido por su madrina, doña Manuela Monahay, una mujer muy culta. Después de tener que abandonar los estudios de náutica que había iniciado en Sevilla, se trasladó a Madrid. Allí colaboró en diversas revistas literarias y pasó muchas penurias económicas y de salud. Se enamoró de Julia Espín y Colbrandt, el gran amor de su vida, pero sin ser correspondido.
    Se casó con Casta Esteban, con la que tuvo tres hijos, pero el matrimonio fracasó y se separaron, aunque se reconciliarían antes de la muerte del poeta. Bécquer consiguió algún trabajo estable, pero pronto fue cesado y continuaron sus muchos problemas. La muerte de su hermano Valeriano, con el que siempre estuvo muy unido, fue otro duro golpe para él. Murió prematuramente, rodeado de muy pocos, pero fieles amigos. Bécquer parece un hombre que hubiera nacido marcado por un destino adverso, bajo el signo de la carencia; por no tener, no tuvo ni tiempo de ver publicadas sus obras, ya que se editaron después de su muerte.
    http://www.rinconcastellano.com/sigloxix/becquer.html

    Esta rima pertenece al cuarto bloque donde los temas que trata Bécquer son el miedo a la soledad, al dolor y a la muerte expresan la angustia por su final, que intuye cercano.
    Estructura interna
    Esta rima es un descenso hacia la soledad sin esperanza, es la confesión más radical de Bécquer. En esta rima se ve a un Bécquer infortunado e infeliz.
    En los dos primeros versos expresa que llegó la noche y no encontró un lugar de paz, y se tragó el sufrimiento.
    En los versos tres y cuatro vuelve a referirse al sufrimiento y que se preparaba para esperar a la muerte, que intuye muy cercano.
    En los versos cinco y seis expresa que se encontraba en un desierto, es decir, era un desierto espiritual, porque a su oído llegaban los gritos de la gente yendo cada cual a lo suyo.
    En los dos últimos versos Bécquer se refiere a su vida, que era huérfano y pobre. Él se encuentra solo en este mundo, para él el mundo es un desierto.
    Es una rima muy directa sobre los sentimientos que tuvo Bécquer en los últimos momentos de su vida. Él se encontraba solo en el mundo, ya que su hermano havia muerto, y no tenía a su amada.
    Estructura externa
    Es un poema de ocho versos, los versos uno, dos, tres, cinco, seis y siete son endecasílabos, los versos cuatro y ocho son heptasílabos. Tiene rima asonante en los versos uno y cinco con “i-o”, también tienen rima CONsonante los versos dos y ocho con “-í”, por último en los versos cuatro y seis hay una rima consonante con “-ir”.
    En los versos dos y tres encontramos un paralelismo con “y tuve…”, también podría ser una anáfora porque se repite a principio de los dos versos. En los versos cinco y seis hay una hipérbaton, y el verso debería ser: “aunque a mi oído llegaba el ronco hervir de la turba”. Al principio del verso cinco hay una pregunta retórica con “¿Estaba en un desierto?”. Además hay una hipérbole con huérfano y pobre, porque aunque en su vida lo fue huérfano de joven y pobre, alguna vez tuvo el amor fraternal de su hermano, y no siempre fue pobre. Por último en el verso cinco encontramos una sinécdoque, con la palabra “desierto”, porque extiende el significado de la palabra, “desierto” hace referencia a su situación espiritual. Bécquer vuelve a utilizar la falacia patética, es decir, expresa sus sentimientos utilizando elementos de la naturaleza.
    Valoración
    Esta rima de Bécquer es muy triste, y muestra los sentimientos que tuvo en sus últimos momentos de su vida. Él se siente solo en el mundo, sin su hermano ni su amada, y además era pobre. Bécquer vuelve a utilizar la naturaleza para expresar sus sentimientos. Bécquer a lo largo de las rimas utiliza mucho los elementos de la naturaleza para expresar sus sentimientos, eso nos indica que a Bécquer le gustaba mucho la naturaleza y que le inspiro muchas veces.
    Esta rima no ha sido muy difícil de entender, porque utiliza un vocabulario sencillo. Además Bécquer expresa sus sentimientos de una manera muy directa. Esta rima me ha gustado, porque expresa muy bien sus sentimientos y cuando entiendes la rima ves que él tenia unos sentimientos muy profundos, y esta rima te puede hacer llegar en lo más profundo de tu persona, porque si te pones en el lugar de Bécquer ves que sufrió mucho, y que sus últimos momentos de su vida fueron muy tristes.

    Comentario por clara8 — noviembre 17, 2007 @ 4:09 pm | Responder

  2. “LLEGÓ LA NOCHE Y NO ENCONTRÉ UN ASILO,” es la rima sesenta y cinco de la edición que publicaron los amigo de Bécquer después de su muerte. La encontramos en el cuarto bloque en el cual el poeta expresa sus sentimientos de desengaño, desesperanza y miedo a la muerte. Refleja muy bien el momento que estaba viviendo el autor, vivía en la miseria, no tenía nada y estaba solo en el mundo, en plena soledad. La escribió poco antes de su muerte ya que está muy dolorido y teme a la muerte.
    Esta rima de Bécquer explica que el poeta no tiene dÓnde dormir, nada para beber ni comer. No tiene nada, vive en la soledad más terrible e intuye que el momento en el que va a llegar su muerte se está acercando.
    Si nos referimos a la estructura interna se trata de un poema de dos estrofas de cuatro versos cada una. Cada estrofa está formada por tres versos de arte mayor, endecasílabos excepto el último que es de arte menor, heptasílabo. La rima es muy variada, tienen rima CONsonante los versos dos y ocho (-í), tienen rima consonante los versos cuatro y seis (-ir) y tienen rima asonante los versos uno y cinco (-í-o).
    En la primera estrofa Bécquer nos cuenta que una noche no llega a encontrar un lugar donde dormir y tampoco tiene nada para beber ni comer, vive en la más profunda miseria que tiene que tragarse. Está esperando su muerte, ya que se prepara para ello cerrando los ojos. En la segunda estrofa nos muestra la soledad en la que vive, cree estar en un desierto aunque le llegaba a sus oídos un ruido de gente confusa y desordenada. Pero él era pobre y huérfano, para él era como si en el mundo no hubiera nadie.
    En cuanto a los recursos retóricos en esta rima destacan las exclamacione Y EL PARALELISMOs. En el verso dos “¡y tuve sed!”, en los versos tres y cuatro “¡y tuve hambre! ¡Los hinchados ojos/ cerré para morir!” y en los versos siete y ocho “¡El mundo estaba/ desierto… para mí!”. Con la abundancia de este recurso nos hace más fácil entender sus sentimientos de profunda tristeza, ya que producen más efecto sobre el lector. *Encontramos también una interrogación retórica en el verso cinco “¿Estaba en un desierto?”, es una pregunta que se hace a él mismo para reflexionar sobre su situación, en los versos siguientes encontramos la respuesta. Hay hipérbatos en el verso dos “mis lágrimas bebí” y en los versos cinco y seis “Aunque a mi oído/ de las turbas llegaba el ronco hervir”. Encontramos también una (HIPÉRBOLE )(1) en la palabra “desierto”, amplía el significado de ésta, se refiere a su estado emocional y también a la miseria en la que vive. Podemos considerar la palabra desierto como un símbolo de tristeza y soledad. Hay una anáfora en los versos dos y tres, empiezan con las mismas palabras “y tuve”, puede considerarse también como un paralelismo, ya que en los dos versos hay conjunción (y) + verbo (tuve) + nombre (sed/hambre) entre signos de exclamación. En el último verso encontramos una reticencia, interrumpe una idea utilizando puntos suspensivos “desierto… para mí”.
    En conclusión, se trata de una breve rima pero de gran importancia para poder entender los sentimientos del poeta poco antes de su muerte. Expresa de forma muy directa y entendIBLE, con un vocabulario sencillo y fácil de entender la situación que vivió Bécquer, en plena miseria, tristeza y soledad. Una vez más el poeta nos ha mostrado sus sentimientos y ha conseguido que los captemos gracias a la facilidad que tenía para escribir y trasmitirlos. Ha alcanzado seguramente lo que el quería, reproducir como se sintió después de las desgracias que le había pasado, era huérfano, ya no tenía a su hermano porque había muerto, su amada lo había abandonado… Se sentía fracasado también seguramente por no haber podido publicar sus rimas. En vida no fue valorado porque no tuvo la oportunidad. Después de la publicación de las rimas por parte de sus amigos fue directamente considerado uno de los mejores o tal vez el mejor poeta de su época, el romanticismo.

    * En el libro que tengo, editorial Catedra, en el verso cinco hay una interrogación retórica y en la edición del Centro Virtual Cervantes es una exclamación. Lo he analizado según el libro.

    NOTAS
    1. NO ES UNA SINÉCDOQUE, ES UNA HIPÉRBOLE, UNA EXAGERACIÓN

    Comentario por llull — noviembre 18, 2007 @ 1:10 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: