artà 2 bachiller insti

octubre 31, 2007

Rima LXI

Filed under: Rima LXI — julen @ 6:43 pm

http://cvc.cervantes.es/obref/rimas/rimas/rima45.htm

Al ver mis horas de fiebre
e insomnio lentas pasar,
a la orilla de mi lecho,
¿quién se sentará?
Cuando la trémula mano
tienda próximo a expirar
buscando una mano amiga,
¿quién la estrechará?
Cuando la muerte vidríe
de mis ojos el cristal,
mis párpados aún abiertos,
¿quién los cerrará?
Cuando la campana suene
(si suena en mi funeral),
una oración al oírla,
¿quién murmurará?
Cuando mis pálidos restos
oprima la tierra ya,
sobre la olvidada fosa.
¿quién vendar a llorar?
¿Quién en fin al otro día,
cuando el sol vuelva a brillar,
de que pasé por el mundo,
¿quién se acordará?

Anuncios

3 comentarios »

  1. Marta Obrador Piris
    2º Bachillerato B
    Rima LXI

    Gustavo Adolfo Bécquer fue un escritor aventurado en Madrid por tal de probar suerte en el mundo de la literatura. Vemos que muchos de sus poemas líricos están dedicados a mujeres, supuestamente sus amantes. Pero en la vida de Bécquer no sólo hubo amor y pasión entre medio, ya que éste vio la muerte muy cerca. Bécquer enfermó gravemente durante su juventud, y aunque parece que superó graves enfermedades, muere el 22 de diciembre de 1870 en Madrid, a sus 34 años, sumido en la pobreza y la enfermedad.
    Destacamos la Rima LXI, poema lírico perteneciente a la recopilación de Rimas de éste autor. Forma parte del bloque IV, característico por sus poemas relacionados con la muerte y la enfermedad. Así pues, en ésta rima Bécquer expresa su angustia POR la muerte, preguntándose si alguien lo recordaría después de morirse. Pero también, como se cita en el principio del poema, Bécquer explica que es muy triste morir joven sin contar con una sola lágrima de mujer. (1)
    La función del lenguaje más destacada en el poema es la estética o poética, donde vuelve a jugar tan hábilmente con el lenguaje a través de figuras retóricas que explicaremos más adelante. También encontramos la emotiva, ya que expresa sus sentimientos, y se ven reflejados en el poema CON EL USO DE LAS INTERROGACIONES RETÓRICAS Y LA 1ª PERSONA.
    En cuanto al análisis métrico encontramos un poema de seis estrofas de cuatro versos cada una. (TODOS LOS VERSOS SON OCTOSÍLABOS, LOS QUE CUENTAS COMO HEPTASÍLABOS, SON AGUDOS Y SUMAN UNA SÍLABAMÁS). Y el último verso, que pertenece a la interrogación final de cada estrofa, tiene un verso (HEXASÍLABO, VERSO AGUDO DE 5+1). Presenta una rima asonante en los versos pares. Así pues, encontramos varios encabalgamientos a lo largo del poema: del verso 1 al verso 2, del verso 5 al verso 6, del verso 9 al verso 10, del verso 13 al verso 14 y del verso 17 al verso 18. Este hecho le da una mayor fluidez al poema.
    En general Bécquer se lamenta sobre la muerte durante todo el poema, con una máxima preocupación por si alguien lo recordará o quedará sumido en el olvido. Pero también, como presiente la muerte muy cerca, piensa que se morirá sin que una mujer llore su pérdida. Entonces vemos que era un momento de gran soledad y tristeza por el autor; así pues vemos reflejado en el poema estos sentimientos.
    En la primera estrofa el autor se lamenta y preocupa por si alguien se preocupará por él cuando esté muy malo. Como hemos dicho, fue un hombre muy enfermo y que murió muy joven, por eso le preocupaba tanto el hecho de si alguien le cuidaría o no cuando estuviese muy mal. Entonces vemos que al final de la estrofa se pregunta quién será la persona o personas que se sentaran a su lado cuando esté tan enfermo.
    En la segunda estrofa se pregunta más de lo mismo: quién estrechará su mano cuando esté muy cerca de la muerte. Se preocupa otra vez de morir solo, y de esa poca compañía que cree que tendrá cuando se muera. Concretamente se pregunta quién será la persona que estará a su lado el día y la hora de su muerte.
    Así pues, en la tercera estrofa vemos como vuelve a preocuparse por su muerte. Se cuestiona quién cerrará sus párpados cuando ya esté muerto, es decir, quién se preocupará de él una vez muerto.
    En la cuarta estrofa se pregunta si tendrá un funeral digno, o si simplemente no habrá éste funeral, ya que nadie se preocupará por ello. Una vez más Bécquer se pregunta si una vez muerto nadie se preocupará por él.
    En la quinta estrofa se pregunta si una vez muerto alguien le recordará. A ver si alguien irá a su tumba a llorar su muerte, o si alguien sentirá pena o lástima por ello.
    Finalmente en la sexta estrofa se pregunta si alguien lo recordará. Si alguien recordara al Gustavo Adolfo Bécquer que pasó por el mundo.
    En cuanto al análisis morfosintáctico encontramos la anáfora de “Cuando…” (En los versos 5, 9,13 y 17) dónde presenta una situación que Bécquer imagina y otra anáfora de “Quien…” (En los versos 4,8,12,16,20 y 24) dónde ésta es la representación de la obsesión del poeta. Así pues, los versos que empiezan con la anáfora de “Quien” presentan un ritmo especial, ya que sus versos están compuestos por el Quien, un complemento y un verbo, dentro de una interrogación. Esto le da mucha vida al poema, ya que lo dota de esa musicalidad característica de Bécquer. Después, en los versos 9 i 10 encontramos un hipérbaton “Cuando la muerte vidrie de mis ojos el cristal”, dónde vemos ésta alteración del orden de las palabras por tal de darle más importancia al hecho y hacerlo así más “tétrico”. Entonces, la frase en un orden semántico normal seria: Cuando la muerte vidrie el cristal de mis ojos; es decir, cuando esté muerto y sus ojos queden “como vidrio”, es decir, abiertos y desagradables. Este fragmento le da al poema un toque más serio ya que el autor ya se imagina muerto y sin nadie a su lado.
    De hecho resultan irónicas todas estas preocupaciones de Bécquer, ya que efectivamente todo el mundo le recuerda. No sabemos quienes lo lloraron, pero si sabemos que sus amigos hicieron uno de los más bonitos regalos que se le puede hacer a un gran poeta como él: la recopilación de sus obras y su publicación. Seguramente Bécquer nunca se habría imaginado la cantidad de gente que lo recuerda y lo reconoce por su poesía. De hecho, ninguna persona se podría haber imaginado tanto éxito después de su muerte, y más aun, si eres una persona joven, sin demasiado éxito en tu trabajo y sumido en la enfermedad; es normal que Bécquer nos refleje estos sentimientos de desesperación y tristeza, ya que se encontraba solo y enfermo. Cualquier persona se hubiera sentido igual, a lo mejor lo hubiera transmitido de otra manera, pero aquí tenemos un gran maestro de la poesía dónde nos sabe expresar magníficamente sus sentimientos con un poema muy bello. Así pues, creo que a Bécquer lo que le preocupa en el fondo no es su muerte físicamente, sino su olvido. Ya que cree que la verdadera muerte es cuando uno es olvidado, cuando nadie le conoce y cuando nadie le recuerda. Entonces para Bécquer ésta es la verdadera muerte. Por eso, antes de morirse, se veía tan solo y tan triste que seguramente se murió creyendo que quedaría su nombre en el olvido y moriría para siempre.

    NOTAS
    1. Como dice en la nota del poema en el libro recomendado, difícilmente le habrían publicado esta rima en una revista burguesa para mujeres, en vísperas de navidad, sin ese epígrafe.
    2. OJO A LA MEDIDA DE LOS VERSOS

    Comentario por marta90 — noviembre 15, 2007 @ 6:36 pm | Responder

  2. En la rima LXI Bécquer nos expresa una gran tristeza y angustia, que va aumentando hasta llegar a la muerte. Nos lo presenta en una degradación descendente, primero nos habla de enfermedad, de agonía, de la muerte, del funeral, de la fosa y del olvido, es el orden que se sigue por estrofa. Con está degradación Bécquer nos anuncia que es muy triste morir sin contar con la mujer amada. Bécquer en 1858 sufrió una (grave) enfermedad y existe la hipótesis de que pudiera haber compuesto esta rima cuando la padecía.
    En la primera estrofa deducimos que el poeta padece una enfermedad y que no tiene a su lado la persona que el ama.
    En la segunda estrofa el poeta sufre una gran agonía, por la enfermedad y por no encontrar a su lado un apoyo sentimental, el amor.
    En la tercera estrofa, el poeta se pregunta qui(é)n estará a su lado cuando se muera.
    En la cuarta estrofa, Bécquer reflexiona sobre su funeral, si en el habrá alguien, qui(é)n murmure UNA ORACIÓN pOR él.
    En la quinta estrofa, el poeta se pregunta si alguien ira a llorar a su tumba.
    En la última estrofa, Bécquer est(á) preocupado, ya que no quiere ser olvidado después de su muerte.
    En la rima podemos observar la gran tristeza que nos expresa el poeta y su angustia, lo hace con ambientes sórdidos, oscuros, como el cementerio, el día de su funeral,… estos ambientes son muy utilizados en el romanticismo. Otra característica muy típica en Bécquer que destaca en el romanticismo es la utilización del yo poético, yo como entidad autónoma.

    Esta rima esta estructurada en seis estrofas de cuatro versos cada una. En l(el 2º verso de cada estrofa es OCTOSÍLABA TAMBIÉN (7+1) agudo, pero en los últimos versos de cada estrofa son HEXASÍLABos (5+1)también agudos (1). La rima es de arte menor ya que tienen ocho o menos sílabas. La rima es asonante (en los vv. pares, en -á).

    Esta rima tiene función poética con musicalidad, también aparece la función emotiva, ya que en toda la rima el poeta expresa sus sentimientos en 1ª persona). El ritmo del poema se caracteriza con la musicalidad de este. La musicalidad se debe a la distribución de los acentos, a la rima que en este caso es asonante, a los encabalgamientos, a la esticomítria y a las anáforas.

    En esta rima aparece el encabalgamiento suave, este aparece en cada primer verso de cada estrofa y la pausa se hace a final del segundo verso, menos en la (SEGUNDA ESTROFA, QUE TIENE UN ENCABALGAMIENTO ABRUPTO, CON PAUSA DESPUÉS DE LA SEGUNDA SÍLABA DEL 6º VERSO. EN LA ÚLTIMA ESTROFA NO HAY ENCABALGAMIENTO, HAY UNA ESTICOMITIA EN LOS VERSOS 7. 13, 22, COINCIDE LA PROPOSICIÓN ADVERBIAL TEMPORAL CON EL VERSO. (2)
    En la rima encontramos distintos recursos retóricos.
    Anáfora, ya que a principio de las cuatro estrofas de en medio repite el «Cuando» y al final de las cinco primeras estrofas y al final de la última estrofa, repite la palabra «Quién».
    Hipérbaton, aparecen dos alteraciones del orden, una en la tercera estrofa, segundo verso y la otra en la última estrofa los dos penúltimos versos. «Cuando la muerte vidríe de mis ojos el cristal». «de que pasé por el mundo quien se acordará?»
    Sinécdoque, aparece en la segunda estrofa, tercer verso. «una mano amiga,».
    Preguntas retóricas, aparece una en cada estrofa, en el último verso, menos en la última estrofa que toda es una pregunta. Estas preguntas transmiten una extraña sensación de melancolía.
    Bécquer en muchas de sus rimas utiliza el yo poético, en esta también destaca su utilización ya que todo el poema habla del período de su enfermedad, expresando todos sus miedos y preocupaciones.

    El autor nos quiere transmitir el sentimiento de tristeza y angustia ya que se supone que esta rima la escribió cuando estaba enfermo y estos sentimientos se reflejan con su miedo al no querer morir joven y sin una mujer que llore a su lado.
    Los temas básicos que se tratan en esta rima son, la enfermedad que padece el autor, la angustia que se le come por dentro, ésta va aumentando hasta llegar al ámbito de la imaginación de su muerte, de su funeral y de su olvido. Lo que le preocupa más al poeta es el miedo a no ser recordado, un poco absurdo desde nuestro punto de vista ya que no hay persona que no conozca al famoso poeta Gustavo Adolfo Bécquer.
    Bécquer (expresa) su subjetividad, lo hace con el yo poético, (con el uso de la 1ª persona).
    Con esta rima Bécquer consigue una estructura muy bien formada, con el tema muy señalado, con una gran degradación descendente y con una musicalidad bien marcada por los acentos métricos, la rima asonante, las pausas, los encabalgamientos…

    Maria Antònia Femenies Roig. 2n Batxiller B
    NOTAS
    1. MEDIR MAL LOS VERSOS NO ES UN ERROR DE 2º DE BACHILLER.
    2. ENCABALGAMIENTO: Cuando no se puede hacer la pausa versal porque hay una unidad sintáctica que no se puede separar; por ejemplo Nombre+CN, N+Proposición Subordinada Adjetiva. Estas unidades sintácticas que no se pueden separar es lo que se llaman SIRREMAS. AQUÍ TIENES LA DEFINICIÓN Y SUS CLASES: http://www.filos.unam.mx/LICENCIATURA/Pagina_FyF_2004/Fonosintaxis.htm

    El sirrema
    La fonosintáxis estudia las modificaciones que sufren los fonemas al agruparse con las palabras en secciones más amplias. Dentro del dominio de la fonosintáxis es importante tener en cuenta el concepto de sirrema, es decir:
    Es un grupo de palabras, generalmente pequeño, que se enuncia sin pausa. La agrupación de dos o más palabras que constituyen una unidad de funcionamiento gramatical, una unidad tonal, una unidad de sentido y, por lo tanto, una unidad sintagmática intermedia entre la palabra y la frase.
    Las palabras que constituyen un sirrema permanecen siempre unidas (en condiciones normales, no permitiendo en su interior la realización de una pausa.
    Constituyen sirrema las siguientes partes del discurso:
    1. El artículo y el sustantivo [la casa]
    2. El adjetivo y el sustantivo o viceversa [la casa rosa]
    3. El sustantivo y el complemento determinativo [el juguete del niño]
    4. El pronombre átono y el elemento que en la cadena hablada viene a continuación de él [los hermanos se odian ]
    5. Los tiempos compuestos de los verbos [el clima ha estado frío]
    6. Los elementos constitutivos de perífrasis o frases verbales [le iba a decir]
    7. El adverbio y su verbo, adjetivo o adverbio [sin duda es inteligente]
    8. La conjunción y la parte del discurso que introduce [vendía libros y revistas]
    9. La preposición y la parte del discurso que introduce [hasta luego]
    En realidad, la necesidad de agruparse de algunas de estas partes de la oración se debe a su atonicidad porque ésta las obliga a apoyarse en otro elemento que sea tónico.
    Fuera de los casos ( sujeto-predicado verbal o verbo-complementos), las relaciones entre las funciones de las partes de la oración están sometidas a grandes variaciones, pudiendo producirse entre ellas la pausación. Es decir, que no hay entre dichas partes ningún grado de fusión.

    ESTICOMITIA; CUANDO LA PAUSA VERSAL COINCIDE CON LA UNIDAD SINTÁCTICA: ORACIÓN O PROPOSICIÓN

    Comentario por feme111 — noviembre 17, 2007 @ 8:46 pm | Responder

  3. Jessica Escanellas Jay
    2º Bachillerato B

    Rima LXI

    El autor de esta rima es Gustavo Adolfo Bécquer que nació el 1836 en Sevilla. De niño quedó huérfano de padres. Malvivió escribiendo artículos en periódicos y pasó muchas estrecheces económicas. Más adelantes contrajo una enfermedad. Conoció a su amor platónico que parece ser la inspiradora de parte de sus Rimas. Tuvo dificultades en su relación sentimental con su mujer y tuvo dos hijos. Murió joven, pobre y enfermo y no fue reconocido hasta después de su muerte.
    Fue un poeta de la época del Romanticismo, un movimiento cultural y artístico que exalta los sentimientos, los autores buscan un mundo ideal, manifiestan una insatisfacción ante los valores de la sociedad y defienden la libertad.
    Podemos clasificar sus Rimas en cuatro series las cuales describen su vida. La rima LXI la encontramos en la cuarta serie y trata del miedo que tiene a la soledad, al dolor y a la muerte que expresan la angustia por su final que intuye muy cercano.
    Esta rima trata de los últimos días del poeta que se encuentra enfermo y sólo e intuye su muerte ya muy cercana. Se siente preocupado y desesperado por si alguien le recordará porque no quiere morir en soledad.
    Como en todas sus rimas, Bécquer utiliza la función poética ya que emplea un lenguaje especial para embellecerlo y llamar la atención pero, a la vez, conserva el estilo sencillo y personal.
    Es un poema formado por seis estrofas de cuatro versos cada una. Los tres primeros versos de cada estrofa son octosílabos (de arte menor) mientras que el último verso es pentasílabo pero al ser oxítono, se le suma una sílaba y ésta lo convierte en hexasílabo (de arte menor). Para analizar los versos hay que tener en cuenta las sinalefas que determinan el número de sílabas. Predomina la rima consonante en los versos 2, 6, 20 y 22 donde coinciden en “ar”; en los versos 4, 8, 12, 16 y 24 con la terminación “ará” y para terminar, en los versos 10 y 14 coincide la terminación “al”. Por otra parte se da la rima asonante en los versos 1 y 13 en “fiebre / suene”; en los versos 7, 15 y 21 en “amiga / oírla / día”; y para terminar en los versos 11 y 17 en “abiertos / restos” SON ASONANCIAS DISEMINADAS. Los demás versos son VERSOS SUELTOS O VERSOS BLANCOS. Con este análisis podemos atribuirle el siguiente esquema métrico al poema: 8a 8b 8- 6c / 8- 8b 8f 6c / 8a 8d 8e 6c / 8a 8d 8f 6c / 8e 8- 8- 6b/ 8f 8b 8- 6c.
    A lo largo del poema encontramos varios encabalgamientos como en el primer y segundo verso, en el quinto y sexto, en el noveno y décimo, y por último en el decimoséptimo y decimoctavo. Gracias a los encabalgamientos el poema tiene un ritmo más pausado. En los demás versos aparecen esticomitias ya que cada frase coincide con su propio verso.
    Durante todo el poema, Bécquer trata cuestiones sobre sus últimos días de vida, estando enfermo y sumergido en la soledad y tristeza y se hace preguntas a sí mismo dudando si alguien estará con él. Se siente desesperado y piensa que es muy triste morir joven sin nadie que le ame. En la primera estrofa el poeta nos describe su situación, se encuentra en su cama y enfermo mientras las horas pasan muy lentas y se pregunta si alguien se sentará a su lado hasta el fin de sus días. En la segunda estrofa vuelve a mencionar si habrá otra persona que esté con él, cuando habla de una mano amiga hace referencia a esa persona, en este caso, su amada. En la tercera estrofa el poeta presiente la muerte cada vez más cerca, sus ojos se le empiezan a cerrar pero el necesita que alguien se los cierre para que muera feliz sabiendo que alguien estuvo ahí con él. En la cuarta estrofa el poeta ya habla de su funeral, si éste tendrá lugar, porque presiente que nadie estará ahí ese día para despedirse de él. En la quinta estrofa nos habla de su entierro de cuando su cuerpo ya descanse en paz y si alguien llorará por su muerte. Finalmente, en la última estrofa se preocupa por si alguien le recordará o si siempre le acompañará la soledad. Con esto, el poeta nos demuestra su preocupación y miedo por morir sólo sin que nadie se haya preocupado por él, le haya recordado y le haya amado. En todo el poema el autor utiliza una serie de palabras como “horas de fiebre”, “trémula mano”, “muerte”, “funeral” y “pálidos restos” para transmitir el dolor que siente y la tristeza que le invade. LA ENFERMEDAD QUE PADECE Y LA MUERTE QUE PRESIENTE, ya que se siente sólo.
    Aunque este poema sea más largo en comparación con otros, Bécquer conserva el estilo sencillo y personal y escribe una poesía subjetiva que busca la perfección formal a través de la sencillez. A la hora de escribir el poema, el autor ha utilizado una serie de recursos retóricos pero sin abusar de ellos. Para empezar hablaremos de la anáfora de el “cuando” que aparece al principio de la segunda, tercera, cuarta y quinta estrofa. También se repite el “quién” al comienzo del cuarto verso de cada estrofa. Otro recurso que podemos apreciar con facilidad son las preguntas retóricas que aparecen en el último verso de cada estrofa y, con excepción, la última estrofa es toda en sí una pregunta retórica. También aparecen algunos hipérbatos en los versos 5-6, 9-10 y 17-18 donde el orden correcto de las frases sería: “cuando tienda la trémula mano”, “cuando la muerte vidríe el cristal de mis ojos” y “cuando la tierra oprima mis pálidos restos”. Bécquer utiliza varios símbolos para asignar diferentes elementos como “a la orilla de mi lecho” (verso 3) donde orilla y lecho significan al lado de su cama, “mano amiga” (verso 7) donde esa mano amiga se refiere a esa otra persona, su amada, que quiere que esté ahí mientras él esté enfermo, y “pálidos restos” (verso 17) que hacen referencia a su cuerpo.
    (1). Con esto Bécquer crea este triste poema que trata sobre sus últimos días de vida y la muerte que le espera, siempre preguntándose si alguien le recordará.
    Pienso que este es uno de los poema más tristes de Bécquer. Mediante los recursos retóricos y el vocabulario utilizado, el poeta ha sido capaz de crear un poema muy emotivo donde expresa sus sentimientos de dolor, soledad y tristeza. Parece ser que a nuestro poeta le preocupa mucho morir sin ser reconocido ni amado. Como ya sabemos, Bécquer tuvo dificultades en su relación sentimental con su mujer, por eso podríamos decir que en esta rima expresa parte de su relación amorosa que terminó mal y él se sentía solo. Por lo tanto, pienso que lo que más le preocupa a nuestro poeta no es la muerte en sí, sino que morir sólo sin que ninguna mujer llore por él.

    NOTAS
    1 NO ES METÁFORA: “Podemos destacar el recurso de la metáfora de “mis horas de fiebre” (verso 1) que hacen referencia a su enfermedad”

    Comentario por jess90 — noviembre 19, 2007 @ 3:42 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: