artà 2 bachiller insti

octubre 30, 2007

Rima XXVII

Archivado en: Rima XXVII — julen @ 10:59 pm

http://cvc.cervantes.es/obref/rimas/rimas/rima07.htm

Despierta, tiemblo al mirarte;

dormida, me atrevo a verte.

Por eso, alma de mi alma,

yo velo mientras tú duermes.

Despierta ríes, y al reír tus labios

inquietos me parecen

relámpagos de grana que serpean

sobre un cielo de nieve.

Dormida, los extremos de tu boca

pliega sonrisa leve,

suave como el rastro luminoso

que deja un sol que muere.

                                         —¡Duerme!

Despierta miras, y al mirar tus ojos

húmedos resplandecen,

como la onda azul en cuya cresta

chispeando el sol hiere.

Al través de tus párpados, dormida,

tranquilo fulgor vierten,

cual derrama de luz templado rayo

lámpara transparente.

                                         —¡Duerme!

Despierta hablas, y al hablar, vibrantes

tus palabras parecen

lluvia de perlas que en dorada copa

se derrama a torrentes.

Dormida, en el murmullo de tu aliento

acompasado y tenue,

escucho yo un poema que mi alma

enamorada entiende.

                                         —¡Duerme!

Sobre el corazón la mano

me he puesto por que no suene

su latido y de la noche

turbe la calma solemne.

De tu balcón las persianas

cerré ya por que no entre

el resplandor enojoso

de la aurora y te despierte.

                                         —¡Duerme!

About these ads

1 Comentario »

  1. Laura Riera Rayo
    2º Bachiller B

    COMENTARIO DE TEXTO RIMA XXVII

    Gustavo Adolfo Bécquer, fue uno de los poetas más importantes del Romanticismo. Bécquer tuvo una infancia muy dura, quedó huérfano de padres y fue criado por su madrina. Malvivió durante toda su vida escribiendo artículos periodísticos no muy importantes y, aún siendo joven, contrajo una enfermedad. Se casó, tuvo dos hijos y murió a los 34 años, pobre y enfermo. Su obra, publicada bajo el nombre de rimas por sus amigos, no se reconoció hasta después de su muerte. Ésta consta de 76 poemas, clasificados en cuatro series. Bécquer busca, a través de la sencillez, la perfección formal. Su poesía es intimista y nace de los recuerdos de sus sentimientos.

    Fue un poeta del Romanticismo, un movimiento cultural donde los autores muestran su deseo de un mundo ideal y la insatisfacción ante la sociedad materialista de la época. Aunque Bécquer se sitúe en este movimiento, ya empieza a mostrar una clara tendencia realista y rechaza la poesía exaltada y grandilocuente, típica de los románticos. En cambio se inclina más hacia un tipo de lírica más intimista y sencilla.

    La rima XXVII pertenece al segundo conjunto de rimas, donde habla del amor esperanzado, que le provoca momentos de felicidad (A)l poeta. Es un poema escrito a su amada, (A) la que describe durmiendo y cuando está despierta. Él prefiere que duerma porque así puede mirarla, de lo contrario se pone nervioso.
    Al ser un poema predomina la función retórica, ya que el autor juega con el lenguaje para crear belleza y atraer la atención, sin dejar de lado la sencillez. A la vez, está presente la función expresiva, pues el autor explica los sentimientos que tiene hacia la mujer dormida a su lado.

    El poema está formado por nueve estrofas de cuatro versos cada una, exceptuando la tercera, la quinta, la séptima y la novena, que tienen cinco. En general son versos endecasílabos los impares, heptasílabos los pares y, en el caso de las estrofas con cinco versos, 8UNA ESPECIE DE ESTRIBILLO)el último es bisílabo. Hay una excepción en ésta estructura: la primera, octava y novena estrofa están formadas por versos octosílabos. La rima es asonante y no sigue un esquema demasiado fijo. La rima que más destaca es la acabada en “é-e”. El esquema sería el siguiente: TE LAS PONGO POR ESTROFAS. SÓLO HAY UNA RIMA CONSTANTE EN (é-e) y alguna rima diseminada como por ejemplo la que liga las estro¡fas 3 y 4, las otras rimas diseminadas que hay no las he tenido en cuenta porque están muy lejanas unas de otras.
    1ª 8- 8a 8- 8a//
    2ª 11– 7a 11- 7a//
    3ª 11- 7a 11b 7a 2a//
    4ª 11b 7a 11 7a//
    5ª 11– 7a 11- 7a 7a//
    6ª 11- 7a 11- 7a//
    7ª 11- 7a 11- 7a 2a//
    8ª 8- 8a 8- 8a//
    9ª 8- 8a 8- 8a 2a///
    Localizamos encabalgamientos en todas las estrofas, exceptuando la primera y la quinta, donde los versos impares encabalgan los pares. En algunos hay pausas internas, que se sitúan donde aparecen comas en medio de los versos.

    Podemos decir que el poema nos ofrece una escena de alcoba, que podemos dividir en tres partes. En la primera estrofa, el autor da a entender que prefiere que la mujer este durmiendo, ya que si está despierta, no puede observarla porque se pone nervioso. Seguidamente, de la segunda a la séptima estrofa, va haciendo descripciones de ella, de su boca, ojos, palabras, etc. tanto cuando duerme como cuando está despierta (CONTRASTE). Finalmente, en las dos últimas estrofas, cuando la mujer está completamente dormida, él hace lo posible para no despertarla (“Sobre el corazón la mano me he puesto por que no suene su latido y de la noche turbe la calma solemne”).

    Al ser un poema más o menos extenso, aparecen varios recursos lingüísticos. En la primera estrofa, segundo verso, hay una (EXCLAMACIÓN), “alma de mi alma”, que hace referencia al gran amor que siente el poeta por su amada.
    Predominan las personificaciones. Por ejemplo, “labios inquietos” (verso 6), “sol que muere” (verso 12), “sol hiere” (verso17), “párpados… vierten” (verso 19), “vibrantes… palabras” (verso 23), etc.
    Asimismo, localizamos varios hiperbatones a lo largo del poema: en la cuarta estrofa, verso 17, “chispeando el sol hiere”, donde el orden correcto sería “el sol hiere chispeando”; en la quinta, verso 19, “tranquilo fulgor vierten” en lugar de “vierten tranquilo fulgor”; en la sexta, “vibrantes tus palabras parecen lluvia de perlas que en dorada copa se derrama a torrentes” en lugar de “tus palabras vibrantes parecen lluvia de perlas que se derrama a torrentes en copa dorada”.
    Encontramos algunas comparaciones a lo largo del poema. Por ejemplo, en la segunda estrofa, compara sus labios con relámpagos rojos en un cielo completamente blanco, es decir, sus labios son rojos y contrastan con su pálido rostro (“al reír tus labios inquietos me parecen relámpagos de grana que serpean sobre un cielo de nieve”). Localizamos otra en la tercera estrofa, en la que compara la sonrisa de la mujer con el suave brillo del Sol cuando se pone, durante la puesta de sol (“sonrisa leve, suave como el rastro luminoso que deja un sol que muere”). También podemos situar otra comparación en la cuarta estrofa (“al mirar tus ojos húmedos resplandecen, como la onda azul en cuya cresta chispeando el sol hiere”), que compara el brillo de sus ojos con el Sol, otra vez, auque ahora está en lo alto del cielo(CREO QUE ENCIMA DE UNA OLA), donde brilla con intensidad. En la quinta dice que sus ojos cerrados, también resplandecen, aunque no tanto como abiertos, por eso los compara con una luz suave (“tranquilo fulgor vierten, cual derrama de luz templado rayo lámpara transparente”)EPÍTETO TRANQUILO. Finalmente, en la sexta estrofa dice lo agradable que es su voz, comparándola con grandes cantidades de perlas, algo bonito y de mucho valor (“al hablar, vibrantes tus palabras parecen lluvia de perlas que en dorada copa se derrama a torrentes”). Ésta última comparación también puede considerarse una exageración cuando dice que se derrama a torrentes.
    En la novena estrofa expresa su amor por su compañera al comparar su aliento con un poema, que sólo él puede entender, ya que está enamorado. Así, confirmamos que para Bécquer, amor es poesía.
    Se puede observar un paralelismo en todas las estrofas, exceptuando la quinta, la octava y la novena, pues todas empiezan con un adjetivo que describen el estado de la mujer, despierta o dormida. También hay una (EPÍFORA), “¡duerme!”, al final de las estrofas tres, cinco, siete y nueve, que al mismo tiempo es una OPTACIÓN, que expresa el deseo del autor de que ella duerma para que él pueda (observarla).
    También destacamos otros recursos como epítetos, localizados en el verso 27 donde “tenue” acompaña a “murmullo”, en el verso 35, “solemne” que hace referencia a “calma”. En la primera estrofa, segundo verso, hay una EXCLAMACIÓN, “alma de mi alma”, que hace referencia al gran amor que siente el poeta por su amada. En el verso 5, 14 y 23 situamos un poliptoton, es decir, la repetición de las palabras con el mismo lexema, pero diferentes morfemas flexivos: “ríes, y al reír”, “miras, y al mirar”, “hablas, y al hablar”. Esto también marca un paralelismo, ya que se repite cada dos estrofas.

    Como poeta romántico, Bécquer en su obra expresa la intimidad, a partir de un lenguaje subjetivo. Describe la situación y los sentimientos que tiene hacia su amada mientras esta duerme o está despierta. Por lo tanto, es una imagen personal. Asimismo, para describir a la mujer que lo acompaña, se basa en elementos de la naturaleza (por ejemplo, “tus ojos húmedos resplandecen como la onda azul en cuya cresta chispeando el sol hiere”). Y es que durante el romanticismo, el mundo natural adquiere importancia en el arte. Esta relación que se establece con la poesía se llama ficción patética.
    Es uno de los poemas de Bécquer que más me ha gustado. Expresa el amor que siente por la mujer, aunque sólo por su belleza, no la valora intelectualmente. Para Bécquer, la visión de la mujer dormida no llega a ser ideal, aunque se aproxima. Por eso, en esta rima podemos destacar que la realidad y lo ideal compiten.

    Notas
    Muy bien, aunque te has liado un poco con la rima.

    Comentario por laurii — noviembre 13, 2007 @ 6:23 pm | Responder


RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Rubric Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: